miércoles, 19 de octubre de 2016

Masoneria mixta en Pereira ¿Porque en Pereira?

La villa de Pereira, refundada  en 1863 sobre los restos del antiguo Cartago, tuvo vida jurídica durante el periodo efímero de los Estados Unidos de Colombia, que luego dio paso a la naciente Republica Colombiana construida sobre las bases del partido conservador de Rafael Núñez y su Constitución de 1886.  El nuevo municipio no fue más que otro pueblo de Caldas, fortín de una pequeña clase dirigente cafetera que a principios del siglo XX aún estaba conformada por caucanos y antioqueños que en su afán de tierra y posesiones se aventuraron a explorar nuevos horizontes. 
Muchacha en la ventana
Salvador Dalí, Museo reina Sofia

Fue así como de manera paulatina esta ciudad de nuevas oportunidades y de nuevos comienzos, se dejó permear de ideas de cambio y de propuestas de progreso que comenzaron a mover una economía que la haría dinámica y pujante. La semilla masónica llego pronto a Pereira, contándose en el siglo XX varias logias con miembros socialmente reconocidos y de gran relevancia pública, que incluso participaron en la construcción del nuevo departamento de Risaralda a finales de la década de los 60;  pero solo fue hasta finales de los años 80 que se comenzó a hablar de la posibilidad de participación femenina en masonería, por influencia de algunos masones de avanzada, no solo de Pereira sino también del Valle del Cauca, que vieron la necesidad de una participación integral de la masonería en  una sociedad pereirana que se abría paso entre las élites centralizadas y regionalistas.
Desde un principio, la participación de las mujeres de Pereira fue relevante, dando cuenta de varias dirigentes cívicas y sociales que junto a los hombres, lucharon hombro a hombro por una ciudad incluyente y llena de posibilidades.
El contexto de nuestra región y nuestra ciudad está enmarcado por un progreso continuo que no solo está representado en la economía, la infraestructura y el desarrollo industrial; también está representado en el rol que demuestran sus organizaciones sociales y el nivel de participación de sus gentes. La mujer Pereirana de corte crítico y liberal, fue mal vista por las pequeñas elites tradicionalistas y hegemónicas de la región, que en respuesta, confundieron el liberalismo con libertinaje y el sentido social crítico con histeria. No obstante aquellas mujeres demostraron con trabajo y argumentos, que sus esfuerzos de reconocimiento, no eran más que su lucha por lograr la igualdad de derechos y de oportunidades, en la tierra que, como un oasis, se los permitía.
En1991 luego del esfuerzos de hombres y mujeres por la construcción de una masonería contemporánea, de avanzada, moderna y adaptada a las nuevas tendencias políticas, se funda en Pereira La Resp:.Log:. Jacques de Molay, el segundo taller en Colombia de la creciente OMMI de Francia.
Le dejeuner des canotieres
Pierre Auguste Renoir, Colección privada USA


Pero a estas alturas cualquiera podría preguntar ¿Por qué en Pereira y no en otras ciudades más grandes o más importantes?
El rol de la mujer en Pereira ha sido determinante en su historia y en su desarrollo, en un marco de discriminación y de desigualdad social, Pereira dio pie a que en sus calles se conociera el potencial femenino y se escuchara la voz de quienes sin importar su género, proponen, crean y ejecutan proyectos de relevancia histórica.
Pereira, en medio del proceso de disolución de Caldas, jugo un papel fundamental en aras de la descentralización de los recursos, que desde  la nación, se destinaban a la emergente región cafetera; siendo determinante, la intervención de su clase dirigente y de sus fuerzas vivas, conformando una férrea oposición a la capital del departamento y lo que esta representaba. Teniendo en cuenta la fuerte influencia tradicionalista antioqueña y caldense; La joven ciudad proyectada como capital de un nuevo departamento, se propuso entonces representar valores diferentes, abiertos al cambio, con una mirada flexible de las tradiciones y una propuesta de desarrollo basada en nuevos imaginarios sociales y de interacción colectiva. Fue en ese marco político e histórico que la mujer hizo su aparición en la masonería, de una forma tímida al principio y contundente en las siguientes décadas.
Pero ¿Por qué es importante para la ciudad tener logias masónicas mixtas?
Es indudable, que de la mano de las nueva realidad local, Pereira se ha convertido en un eje de referencia para la región, sin desconocer los problemas socioculturales inherentes a las ciudades en crecimiento como la inseguridad, las  zonas deprimidas, la migración desde lo rural, la urbanización con poco control y el narcotráfico entre otros. Tambien se debe reconocer que la clase política es un reflejo de lo que ella representa a nivel nacional y latinoamericano; pero es importante resaltar que desde los talleres masónicos mixtos se crean propuestas que buscan paliar estas realidades; que desde el trabajo masónico se trabaja en el desarrollo de seres humanos que no solo buscan su crecimiento intelectual individual, sino también el desarrollo integral de su entorno.
La importancia del aporte de la mujer masona radica en que el trabajo en logia es producto de la reflexión profunda de las esferas humanas, donde la construcción se enriquece de la diversidad de pensamiento, de las diferentes perspectivas de la realidad, de la dinámica propia de cada miembro y de la delicada interacción intelectual entre hombres y mujeres.

Las propuestas emanadas desde una logia mixta representan la integralidad, el consenso y la concertación que solo una institución libre de dogmas, de prejuicios y de estereotipos puede propiciar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario