martes, 4 de septiembre de 2018

Un llamado urgente a los trab.·. es hora de actuar


El oficio del Mas.·. puede ser descrito como un viaje hacia el interior, que tiene como principal objetivo el autoconocimiento creador, que implica encontrar y preservar esa luz que brilla en el interior de todos los seres humanos, a fin de expandir su luminosidad y poder; esta búsqueda no se realiza de forma egoísta o con el objetivo único de hallar conocimiento o alcanzar poder, estereotipo que diversas organizaciones religiosas a lo largo de la historia han promovido entre sus adeptos, por el contrario, el trabajo constante sobre nosotros mismos debe ser el impulso que permita llevar luz a la humanidad, esta luz se puede ver representada en actividades de carácter altruista, pero también debe ser una constante en el comportamiento Prof.·. del Mas.·. quien debe ser modelo de comportamiento fraterno, promotor de la libertad de pensamiento y el compartir de ideas que se alejen del oscurantismo, además de incluyente y ejecutor de acciones que contribuyan a la armonía entre los pueblos, trascendiendo las barreras culturales, ideológicas, raciales y de cualquier índole, las cuales pugnan por asentarse con más fuerza en algunas sociedades, generando división y violencia a través de la promoción de ideales fundamentados en el odio y por ende, nocivos para la convivencia.
The ancient of days
William Blake
En concordancia con lo mencionado en la apertura del presente Tr.·.Arq.·. los TTrab.·. presentados por las CCol.·. de la Bell.·. y la Fuer.·. tienen como principal foco el analizar problemáticas actuales, en cuya intervención debemos comprometernos dada nuestra condición de MMas.·., buscando así ser coherentes con nuestra misión. Para desarrollar esta tarea, realizamos un acercamiento a la obra de William Ospina, escritor colombiano que en su libro El taller, el tempo y el hogar, hace un esbozo de algunas realidades que presenta el contexto actual y que tomamos como punto de partida como objeto de análisis, llegando a las siguientes conclusiones.

El planeta ha sido objeto del moldeamiento por parte de la especie humana, inicialmente a partir de un proceso de colonización que tardó milenios, pero que posteriormente se afianzó a través de un fenómeno de encogimiento producto del desarrollo de elementos tecnológicos y la explotación de fuentes energéticas que dieron fluidez a la movilidad y a la comunicación, sustentándose en un modelo de desarrollo globalizador, al que le obsesiona la disponibilidad de bienes y servicios, conjugándose con una desmedida acumulación de capital, situación que ha contribuido a la destrucción irracional de los recursos naturales, con el único fin de garantizar la generación de “riqueza”, sin tener en cuenta el impacto que la depredación excesiva de los recursos hídricos, la explotación irracional de combustibles fósiles y la desaparición acelerada de millones de hectáreas de bosque cada año, puedan tener en las condiciones de vida de la población.

La globalización ha sido el punto de partida para que las problemáticas que anteriormente eran exclusivas de determinados territorios, en la actualidad tengan repercusiones en todo el planeta, hecho que es posible evidenciar a través de los grandes fenómenos migratorios, resultado de los elevados niveles de pobreza y la violencia en los países subdesarrollados, los cuales, se constituyen a su vez en detonante de nuevas formas de exclusión, abuso y explotación de personas, situación que se ve agravada ante la incapacidad de los gobiernos para afrontar el vertiginoso ritmo en que se presenta el cambio en los países receptores, desencadenando problemáticas asociadas a la violencia urbana, la inseguridad y un constante sentimieto de zozobra por parte de nativos y migrantes.
El crecimiento exponencial que ha tenido la producción de bienes y servicios genera depredación de hábitats naturales para otras especies, las cuales en muchos casos están condenadas a sobrevivir exclusivamente en parques zoológicos y centros de conservación, dado que el ser humano se concibe a sí mismo como una especie superior, que transita el planeta, pero cuyo destino se encuentra en otros espacios que son descritos ampliamente por diversas teologías, lo que le ha convertido en el mayor destructor de la naturaleza, llevando incluso a alterar ecosistemas completos como el marítimo, principal cloaca planetaria, en la que se vierten miles toneladas de desperdicios tóxicos y materiales no biodegradables cada año y que junto con la pesca desenfrenada, han disminuido ostensiblemente la población de especies marinas.
Portada revista Nat Geo
 Julio 2018
El panorama es poco alentador en todos los sentidos y lo que más preocupa es que parecemos ignorar las situaciones que se aproximan a gran velocidad. De acuerdo con Friedrich Hölderlin en su poema Patmos “allí donde crece el peligro crece también lo que nos salva”, es probable que la inminencia del caos ambiental y social sea la chispa que nos permita concebir nuevas formas de colaboración y producción ambientalmente sostenible, así como la creación de mecanismos que nos lleven a afrontar las consecuencias del calentamiento global y la debacle producto de nuestro actuar insensato.

Sea pues este el momento para llamar a mis QQ.·.HH.·. a reflexionar sobre nuestro papel en la generación de procesos que nos lleven a la transformación que la sociedad y el planeta requieren, ¿en realidad nuestro actuar hace justicia a las HHer.·.SSim.·. que hemos heredado?, ¿estamos dispuestos a salir de nuestra condición de espectadores para convertirnos en actores fundamentales en esta historia?, el tiempo se agota, ya no disponemos de décadas para intervenir, el momento es ahora, de lo contrario los elementos propios del Rit.·., el aprendizaje del Sign.·.Sim.·. de las HHer.·. y el uso de MMan.·. no será más que una puesta en escena vacía y nuestra Bus.·. un proceso estéril.

Es mi palabra.

CAAH
M.·.M.·.

martes, 28 de agosto de 2018

El Taller, El Templo y El Hogar: Ensayo I


Siempre que resuelvo mirar, observar, escudriñar más a fondo la trasformación que nuestra especie humana ha sufrido a través de los tiempos, la vida y el universo me topan con estos trabajos de mi logia y me convenzo cada vez más de la responsabilidad que como aprendiz masona he asumido. “ESTAN ENVENENANDO LOS MANATIALES” una afirmación del año 1800 donde hoy resulta ser asertiva en todo su esplendor. 

El mundo químico, la industria farmacéutica, la contaminación de pesticidas, la manipulación de los medios de comunicación, la malversación del tesoro público, la educación a voluntad para decrecer el coeficiente intelectual, el agua contaminada de flúor (ESTAN ENVENENANDO LOS MANANTIALES!), los gobiernos marionetas, la opresión de grandes a pequeños, el miedo que se apodera de los humanos y la interpretación errónea de filosofías, religiones y  doctrinas que han hecho del ser humano un ente dirigido y atrofiado por un sistema donde los más fuertes son los que sobreviven, LOS DEBILES NO SON SOPORTADOS, SINO ARROJADOS AL VACIO SIN NINGUNA COMPASION. Ese es nuestro presente y aunque no sea la realidad de muchos de nosotros, algunos están sumergidos en el más puro caos, PERO NECESARIO PARA LA DISOLUCION DE PROBLEMAS, ADVERSIDADES Y SISTEMAS DE MANDOS CORRUPTOS.

Portada El taller, el templo y el hogar
Literatura Random House

Todo, absolutamente todo es necesario. Vivimos en un universo DUAL (bueno/malo – negro/blanco – día/noche) y nuestro nivel de consciencia se eleva cuando le hacemos frente a las dificultades, es por eso que como colectivo en esta Era hemos fracasado, como raza humana nos ha quedado grande el reto de evolucionar en pro de nuestra especie, en pro de nuestro mundo; porque cada quien fluye como le toque hacerlo sin comprender que lo que no doy, me lo quito y lo que dejo hacer, peca por omisión. Todo en este universo es un producto de decisiones y determinaciones que como colectivo o individual hemos tomado, TODO ES MENTE Y ES UN RESULTADO.

Como también es un resultado los sistemas políticos de la consciencia humana, el capitalismo por ejemplo es un orden o desorden del alma en colectivo como civilización humana enmarcado en un solo gobierno mundial para que los estados actúen como marionetas de sus caprichos sociales, educativos, de salud, impresión de billetes, manejo de grandes corporación y bancos. Quienes no respetan su ideología son catalogados de terroristas, los que no comulgan con sus leyes, son perseguidos, azotados y penalizados, un ESTADO OPRESOR PARA PUEBLOS DEBILES E IGNORANTES, sumidos en la manipulación de medios de comunicación para adoctrinar a sus ciudadanos sin saber ni siquiera que ellos también son una carta más bajo la manga de todo este teatro llamada “ESTADO” y “POLITICA” ; el objetivo final  “LA LIBERTAD”, el premio; la posibilidad de lograr y resplandecer como raza humana desconectándonos de la matriz impuesta a fuerza por el sistema económico mundial.

Somos masones puliendo nuestra luz y ayudando a nuestros hermanos a encontrarla.

¿Qué papel y que responsabilidad adoptamos desde nuestra ideología masónica portando el conocimiento escondido por estos mismos controladores del mundo desde nuestra posición? Tenemos que hacer algo, el mundo se desmorona ante nuestros ojos, y nosotros observando desde la comodidad de nuestras casas. ¿Estamos entonces actuando de verdad como masones al desarrollo y construcción de un mejor mundo? ¿De mejores ciudadanos para el mundo? Es la pregunta que me embarga con este valioso ejercicio de analizar el desarrollo de nuestra civilización humana a lo largo de este siglo.

HAY QUE HACER ALGO, Y ES URGENTE HERMANOS.

Es mi palabra,

KG
Ap:. Mas:.

jueves, 16 de agosto de 2018

El peligroso arte de aprender


Existe una semejanza entre el aprendiz y la inquietud de los niños por el conocimiento, partiendo del hecho que ambos son en esencia investigadores. Sabemos que hay una edad temprana en la que todo niño es un manojo de preguntas que ninguna respuesta logra satisfacer.

Entre ellas las preguntas más frecuentes que nos podemos encontrar en el proceso de iniciación de los masones es el que, el por qué y el para que de las cosas de este mundo, que nos persiguen hasta el último instante.

A lo largo de la historia, se han impuesto con más entusiasmo los temas relacionados con la religión que aquellos que competen a la educación y el desarrollo de la niñez para un mejor mañana. De ahí surge en el mundo la idea del mal. Porque el ser humano es el único que se rebela contra su destino, que crea o descubre un dios para tener a quien agradecer por los placeres y los enigmas del mundo o de quien quejarse por las desgracias y los horrores del universo.
Esa carencia, ese sentimiento de vacío, es lo que nos impulsa a movernos, a obrar y a transformar. Y por esto puedo manifestar con alegría que hacer parte de un proceso de crecimiento del ser y del saber hacer, genera unas fibras finas para orientar desde el amor por lo que se hace y con el corazón para lo que se quiere generar. Es conveniente saber también que la paz solo prospera en la diversidad, y que la verdadera igualdad consiste en ver cada quien como alguien único y original, y no permitirle sin embargo ninguna arbitrariedad que lesione a los otros.
De Safet Zec
Cromofora Contemporary Art Gallery/Magazine

Podemos deducir también que no se necesita emitir un juicio antes de conocer porque nuestra visión sesgada de la realidad nos puede inducir a equivocaciones. En el caso de la maleza más bien tendemos al exterminio, llamamos maleza a las plantas cuyas propiedades desconocemos o en las cuales no estamos interesados. Del mismo modo, por considerarlos malsanos e inútiles, los humanos dedicamos durante siglos a desecar los pantanos del mundo, y hoy los científicos descubren que destruimos una de las fuentes más eficaces de oxigenación de la atmósfera, porque los pantanos almacenan carbono.

Ahora bien, no se trata de cuanta información puedan darnos, de cuanto conocimiento puedan transmitirnos, sino de qué clase de seres humanos están formando; no es problema de información, es sobre la clase de personas que se forman allí.
Entonces, ¿es solo cuestión de desaprender? Y todo aquello que aprendemos  ¿sirve para la vida, o simplemente para ejecutar una tarea?

Es mi palabra
LVMP
C.: M.:

sábado, 11 de agosto de 2018

El agua: Un maestro para el desenfrenado siglo XXI


Para la construcción de este Tr.•. tomé como punto de referencia uno de los capítulos del texto “El taller, el templo y el hogar” de William Ospina, denominado “El cuarto elemento”.

En sus primeras páginas este autor reflexiona sobre la idea de desarrollo, asociada a la disponibilidad de bienes y servicios para el consumo, y muestra como en este contexto los valores entran en crisis y se pierden aquellas costumbres que nos conectaban con nuestra humanidad; de alguna manera nos envía el mensaje de que estamos concentrados en pequeños espacios, pero somos más distantes y nos falta calidez; por lo que nos invita a entrar en contacto nuevamente con aquello que resultaba sagrado en otros momentos.
Luego de ello, y podría pensarse que de manera desarticulada, empieza a hablar del agua, un elemento sagrado y camaleonico en el que tienen lugar múltiples historias, la herramienta principal en algunos ritos, el tema de discusión de diversos saberes, y por supuesto el elemento que garantiza la vida como la conocemos.
Peña Bonita, Parque los Nevados
Serie"El canto de Pindaná"
Valinore
Pero tal vez lo que más rescata este autor de este recurso es su versatilidad; puede encontrarse en los diferentes estados de la materia – sólido, líquido, gaseoso-; transita por este mundo de los océanos y los rios a las nubes más tupidas; y puede ser tranquila y refrescante o puede ser implacable y destructiva. Sin embargo, este autor la identifica como maternal, fraternal y hasta amistosa.

El agua así vista no se diferencia mucho de la naturaleza humana, capaz de los más grandes actos de bondad, compasión y amor; pero también de los más crueles y vergonzosos.

Pero, ¿qué es lo que hace que, como el agua seamos fuente de gozo y tranquilidad o tengamos un carácter demoledor? Podríamos decir que somos el producto de nuestro entorno, que la vertiginosidad del mundo, del día a día, hace que optemos por uno u otro extremo.

Pretendemos sincronizarnos con el devenir social, buscamos la manera de encajar, de hacer parte de, de conectarnos con el mundo; pero lo cierto es que, tal y como lo refiere el autor, hemos desconectado con nuestra humanidad. Debemos tomar del agua su capacidad de cambio, sin que ello implique que todo cambio sea bien recibido.

Debemos transitar por el mundo como el personaje de la canción “Hasta Cuando” de Javier Vásquez, “recordando a su tierra” – sus origenes-, y comprendiendo que este “mundo es prestao”.

Hay que descubrir la esencia y todo aquello que nos define para que los cambios no sean un desconocimiento de lo que somos.


Es mi palabra


J M R
Apr.•. Mas.•.

lunes, 9 de julio de 2018

Un Nuevo ciclo


Hace poco se hablaba en los medios de comunicación sobre el papel de la masonería en la sociedad moderna y el periodista se cuestionaba sobre la vigencia de un método antiguo en la sociedad moderna.

¿Sería adaptable a lo moderno? ¿La masonería es un método anacrónico? ¿Los jóvenes de hoy podrían pretender ser masones?

En mi experiencia pensaría que el método masónico alegórico y simbólico por excelencia, sigue estando vigente a pesar de los drásticos cambios de contexto a los cuales se ve expuesto, y de los cuales se reviste para incursionar en una modernidad de desafíos y de retos intelectuales.

El origen humanista y social de la masonería apunta hacia un abordaje particular del conocimiento y de los modelos estructurales de pensamiento que ponen al ser humano y a su dinámica social en el primer plano de estudio y de intervención, siendo la transformación personal de cada uno de sus miembros el paso fundamental para el cambio colectivo.

Mucho se habla entonces, del método masónico y de su manera singular de operar, permeando el modo en el que nos apropiamos de los conceptos y la manera en que los aprovechamos en bien de la construcción de nuevas propuestas de desarrollo. No obstante y aunque el conocimiento es evolutivo y dinámico, el método masónico continua insistiendo en una forma de aprendizaje basada en la interpretación de símbolos y rituales que persisten en el tiempo y que evocan tiempos pasados y misteriosos.

La noche estrellada
Vincent Van Gogh
Museo de arte moderno de New York - MoMA
Por su parte, el aprendizaje es una construcción, en su mayoría consiente, en torno a situaciones del mundo que nos lleva a elaborar ideas de la realidad a través de representaciones, haciendo uso de las habilidades del pensamiento. Estas representaciones son los conceptos que elaboramos o replicamos y que permiten configurar modelos desde los cuales interpretamos, explicamos, predecimos, evaluamos, escribimos y creamos nuevo conocimiento para interactuar en contextos sociales y naturales.

En este aspecto debemos tener en cuenta que el conocimiento es amplio y que la profundización en ciertos aspectos y ciertas ramas de la ciencia es inevitable. Por lo tanto cada uno de los iniciados en un universo de saberes, experiencias y vivencias que hace que la estrategia metodológica deba ser flexible y adaptable a las personas y sus contextos.

Ahora bien, la controversia crece cuando se habla del tipo de acompañamiento a los iniciados en su proceso. Desde el punto de vista didáctico hay tres componentes que conforman un triángulo donde, en los polos están situados: el saber, el maestro y el aprendiz y en su centro se ubica el conocimiento, siendo este, el resultado de la interacción de sus tres componentes fundamentales. El papel de cada uno es definitivo para llegar a un proceso de desarrollo cognitivo que pueda ser operativo en la realidad, pero ¿Cuál de los tres es el más importante? Teniendo en cuenta que 1. El saber puede ser tan complejo o tan simple que el aprendiz podría confundir el camino a su abordaje 2. El maestro puede influir de diversas maneras sobre el proceso de aprendizaje y puede sesgar el descubrimiento de lo esencial y 3. El aprendiz podría iniciar su formación sobre bases poco estructuradas y en ocasiones erróneas.

He aquí el secreto de un método antiguo en una sociedad moderna.

La masonería ha explorado diversas formas de dinamizar este triángulo, común otras formas de aprendizaje, y ha intentado crear un camino hacia la transformación del saber en conocimiento colectivo, útil para la propuesta de desarrollo que trae implícito un método poco neutral en aspectos políticos, sociales y de acción para un mejor futuro.

El papel del maestro masón en esta estrategia de aprendizaje del conocimiento está enfocado en coadyuvar en el proceso de apropiación de la simbología como medio de racionalizar los fenómenos humanos y su impacto en el contexto propio y grupal, siendo determinante en el fortalecimiento de las columnas.

El grado de maestro implica responsabilidades inherentes a su mismo nombre, ya que denota el dominio de algunos conceptos, ideas, técnicas, destrezas, que le hacen un referente dentro de los demás hermanos del taller. Podría decirse que debe convertirse en un modelo y un ejemplo al cual seguir, lo cual no solo obliga al conocimiento, si no a un profundo compromiso de perfeccionamiento continuo, de exploración de sus capacidades, de autorreflexión y de desarrollo personal.

Aunque se llama maestro y aunque este cerca al calor de oriente, seguirá aprendiendo hasta el final.
Por su parte el compañero, seguro de haber transitado a conciencia el primer escalón, traza su camino y se ayuda de las herramientas simbólicas que le fueron confiadas, siendo un valiente peregrino hacia la luz de  la verdad; no obstante aun sus pies son tiernos y podría herirse tratando de develar su verdadero propósito. Aunque pule con ímpetu la piedra brutal y la moldea sin cesar, este caminante aún necesita una brújula que determine su mejor opción de ruta.

Aunque es un obrero calificado, seguirá aprendiendo de su maestro.

El aprendiz camina entre tinieblas y aunque vio la luz al iniciarse, esta se tornó difusa, la bruma cubre entre velos la verdad haciendo que la luz de oriente sea apenas una pobre antorcha sofocada, sus pasos titubeantes apenas son el preludio de la fuerte marcha que será su paso futuro por la logia. Camina con determinación pero sin rumbo, sin vela y sin norte; necesita ayuda entre los símbolos y los ritos ancestrales que están por todos lados.
Aun con su determinación, el aprendiz se podría perder en el camino.

El aprendiz camina dando tumbos luego de su renacimiento de Deméter o Isis, lleva consigo el mallete y el cincel seguro de que podrá hacerse victorioso en la búsqueda de la verdad. En ocasiones un extraño lo acompaña, pero poco se fija en él, parece un viajero que atraviesa el mundo lleno de recuerdos y de herramientas  que encuentra en sus viajes. Un día ambos encuentran una luz a la cual seguir, es pequeña y lejana, pero poco a poco se torna más grande, tanto que hasta calienta sus corazones y sus espíritus, es un maestro con la porción de luz que logro tomar de oriente.

Es alguien confiable a quien seguir.

Más adelante hay más luces, son más maestros que también viajan buscando nuevos horizontes, nuevas luces, nuevos tonos y nuevos encuentros.
La masonería sigue vigente porque su método está vivo, porque está hecho de manos y de corazones que por momentos de afinan y vibran en un mismo acorde, ese momento es el encuentro en logia, el encuentro con el secreto masónico.

Es mi palabra

GGC
M:.M:.

domingo, 1 de julio de 2018

Tenida del Recuerdo " Reflexiones y Realidades"


“Vivimos en un mundo interpretado”, puesto que el ser humano interpreta el mundo una vez que se ha instalado en él, este mundo es ya un mundo comenzado antes de nosotros, y al llegar hay que establecer relaciones con otros”.

“Tarde o temprano el tiempo surge de nuevo, inexorablemente, porque no hay remedio humano posible contra el tiempo, o al menos no lo conocemos.
Entonces los amantes descubren que aunque en la caricia el tiempo no cuenta, Kronos regresará, interrumpirá el beso con su fuerza y les recordará que son seres finitos, frágiles y vulnerables, les recordará que viven a merced del cambio y de la transformación, de la caducidad y de la muerte”
La Muerte de la Virgen
Caravaggio
Museo del Louvre, París
La muerte desde lo filosófico parte de la incógnita por la realidad y la existencia.
Desde lo Gnoseológico  la pregunta ¿Qué sabemos de la muerte? O ¿Realmente la comprendemos como fenómeno inexorable?
En el conocimiento del fenómeno de la desaparición física se parte del hecho de que el morir y el efecto de la muerte, al igual que otros fenómenos de la realidad, no resulta clara a la inteligencia humana, lo que conlleva distintas zonas oscuras para la razón.
Desde lo metafísico la muerte sugiere miles de  interpretaciones, de teorías y de imaginarios, partiendo de la concepción filosófica del alma, desde la inmortalidad, hasta la finitud o la eternidad.
Desde lo ético y axiológico, La muerte como resultado final del proceso de vivir y de morir, plantea desafíos tanto en el sujeto activo, como en los sujetos pasivos- testigos, acompañantes y profesionales.
Es necesario reconocer no solo el hecho de morir, sino el acto de morir, y pensar que la muerte es un acto humano en el que se proyecta y tiene su peso específico la unidad y totalidad de la persona, y por ende su razón, voluntad y libertad.
Finalmente, desde lo estético, la cultura, la religión y las costumbres han creado una forma de la muerte, una manera de representar por medio del arte y el lenguaje una realidad particular que depende del contexto.
Todos los hechos que atañen al hombre en lo individual, en lo social, o en la vinculación que intenta establecer con el ámbito trascendente o divino, son manifestados o comunicados mediante signos, que constituyen distintos lenguajes que pretenden una vinculación comunicativa que pretende expresar lo que se siente, se desea, se quiere o se sabe.

Y es que la en la vida y la muerte se deben tener en cuenta las entrañables relaciones que, basadas en miradas, caricias, recuerdos y momentos buenos o malos, le dan forma a las complejas redes del afecto.
Cuando pensamos en la muerte podemos fácilmente imaginar y hablar del final de los demás, pero difícilmente concebimos nuestra propia extinción.
La muerte gira en una ruleta en primera persona, donde no somos capaces de ver la mano que la impulsa vuelta tras vuelta sin detenernos a mirar en que casilla, representada en tiempo y espacio, se detendrá para cada uno.

La muerte duele para el que muere, porque piensa en los que se quedan, duele porque el que parte siente como el mundo entero podrá seguir, aun sin su presencia y que su voz, única, propia y llena de palabras, no se volverá a oír entre los que siempre estuvieron prestos a escucharla.

El que se va sufre porque no quiere irse y porque no se había convencido de que ese día llegaría finalmente.

El que se queda llora, porque aquel al que amaba lo ha dejado, pero entiende a golpes de tristeza que no es su propia muerte.

El ego no permite imaginar un mundo sin ese YO, es más el mundo que es propio podría acabar con la desaparición del dueño de los sueños y las realidades.

En cambio el otro, aquel que no soy yo si puede morir, aunque nos duela, aunque nos deje un vacío, aunque por décadas su recuerdo nos llegue como oleadas de olores y de sentimientos que se desvanecen con el precursor y padre inevitable del proceso de morir, el tiempo.

Es mi palabra

GGC
M:.M:.

miércoles, 20 de junio de 2018

Un Ideal Llamado Fraternidad




“Me pareció que la vida me hacía una advertencia y me enseñaba para siempre una lección: la lección del honor escondido, de la fraternidad que no conocemos, de la belleza que florece en la oscuridad.”
Pablo Neruda

“La vida en la aldea se caracterizaba por ser muy tranquila, cada día se componía de actividades rutinarias, en compañía de las personas habituales, no era frecuente que se presentaran situaciones que implicaran novedades, algo que todos consideraban bueno, las relaciones estaban marcadas por la cordialidad, sin llegar a la intimidad, cada miembro de la comunidad se encargaba de establecer los límites de sus viviendas para evitar el ingreso de invasores, a pesar de no existir amenazas constantes contra la seguridad, el temor a verse invadido y privado de sus pertenencias los llevó a ocultarse en madrigueras. Las viviendas que antaño habían ostentado una belleza y colorido singulares, fueron reemplazadas por lúgubres e intrincados túneles que conducían a oscuras madrigueras atestadas de mobiliario con olor a aislamiento y soledad”.

Viva la Vida
Frida Kahlo
Museo Frida Kahlo Coyoacán

Durante el desarrollo de la presente Ten:., nuestra reflexión gira en torno a nuestros tres PPrin:. fundacionales. La Lib:. e Ig:., abordados por nuestras QQa:. AAp:., son principios que por separado pueden adquirir un cariz utópico, pero que al combinarse se tornan por demás contradictorios, ¿qué sucede cuando en el uso de mis LLib:. mis acciones terminan por afectar a las personas que se encuentran a mi alrededor?, ¿mi libertad prima sobre la de mi prójimo?, de ahí que a fin de garantizar la condición Igualitaria, es preciso hacer un uso mesurado de las Lib:., presentandose así una nueva paradoja para el desarrollo de la soiedad, de los TTrab:. Mmas:. y la construcción de nuestros TTem:. colectivos. 
Vivimos tiepos convulsionados en los que el desarrollo tecnológico nos lleva a estar hiperconectados, fenómeno que ha traído consigo una serie de transformaciones con respecto a la forma en que nos relacionamos con los “otros”, el uso de este término es intencional, dado que una de las grandes paradojas de nuestros tiempos es que a pesar de la gran cantidad de medios que nos conectan a través de la virtualidad, cada vez las relaciones con el mundo se caracterizan por su superficialidad y falta de compromiso, en este contexto, nuestra sociedad no dista mucho de la plasmada en el relato que da inicio al presenta Tr:. Arq:., hecho que incluso ha permeado las estructuras sociales de la Mas:., en las que el concepto de Her:. ha llegado a adquirir, en algunas ocasiones, una condición similar a la de ese desconocido, que puede incluso ser una amenaza para la seguridad personal, un “otro”.

La concepción del “otro” como fuente de amenaza no es algo nuevo, el desarrollo evolutivo de las sociedades humanas se ha sustentato en la construcción de comunidades que resultaron ser eficaces a la hora de asegurar la tranquilidad y estabilidad de los miembros de dicho grupo, manteniendo a raya a los “otros”. Las estructuras sociales humanas se caracterizan por su complejidad, dado que la creación de lazos afectivos parte de la confianza existente entre quienes componen un grupo comunitario, entendido este como una asociación de personas que trabajan en pro del bienestar colectivo, sustentados en entidades intersubjetivas de diversa índole. Teniendo en cuenta lo anterior, podríamos inferir que las LLog:. MMas:. se conformarn a partir del concepto de comunidad, sustentándose en entidades intersubjetivas que se representan en Prin:., Sim:. y Mit:.Fun:. con sus respectivos Mart:., que han permitido que un número indeterminado de personas se hayan sumado como eslabones de una Cad:. Inic:. que desde sus albores ha buscado el autoperfeccionamiento a partir del trabajo y la reflexión colectiva.  

A pesar de lo anterior, la sociedad actual ha adquirido modelos de comportamiento e interacción que se alejan del concepto de comunidad, hemos entrado en un estado de desconfianza tal, que preferimos sentirnos aislados, refugiándonos cada vez más en el concepto de “minoría”, el cual fue concebido bajo lógicas excluyentes, que en muchos casos limitan la capacidad de interacción, creción colectiva y concertación, fomentando el levantamiento de muros y cercas que nos convierten en individuos aislados, con enfoque hacia la idea del derecho individual, pero desconocedores del concepto de deber, panorama que pone al conglomerado social en un estado de disgregación que ha permitido a los poderosos imponer un sentimiento constante de incertidumbre, exclusión y temor como herramienta efectiva de control a través de la imposición de realidades imaginadas que denominaré “enemigos comunes” los cuales representan características ideológicamente reprochables, a las que se adjudica responsabilidad directa por todos los males que aquejan la sociedad. 

El baile en el Moulin Rouge
Henri de Toulouse-Lautrec
Philadelphia Museum of Art, USA
Con el objetivo de aterrizar los conceptos anteriores a un escenario que se relacione con el contexto actual, el tercer principio de Frat:. debe conjugarse con la Lib:. e Ig:., formando una triada e la que confluyan de manera armónica los conceptos de derecho y deber, para así garantizar que nuestras acciones y decisiones sean ecuánimes, entendiendo que la vida debe ser reflejo del momento en que formamos la Cad:. De Un:., dode para recibir es necesario dar y para dar es necesario recibir, cerrando así, un ciclo perfecto que debe alimentarse constantemente en la relación desinteresada pero equilibrada con los HH:., ésta debe trascender a los escenarios Prof:., a través del actuar de cada Mas:..

Como ven, el ejercicio constante de la Frat:. es vital para la contribución al mejoramiento de las complejas estructuras sociales a las que debemos hacer frente, si asumimos el reto, es posible que logremos suprimir de manera paulatina las barreras que nos separan y empecemos a forjar una sociedad en la que la diferencia se convierta en piedra angular, donde cada uno de nosotros pueda expresar su forma diversa de ser y pensar, sin ser sometido a juicios morales crueles y excluyentes. Sólo encendiendo luces de cooperación y amor Frat:. podremos sentirnos parte integral de una comunidad diversa en la que sea viable suprimir la oscuridad esparcida por el odio que nos convierte en minoría.
Es mi palaba.

CAAH
M:.M:.