lunes, 11 de diciembre de 2017

La palabra sagrada en el grado de A:. M:.

Según el diccionario de la real academia de la lengua española, la palabra es una unidad lingüística, dotada generalmente de significado, que se separa de las demás mediante pausas potenciales en la pronunciación y blancos en la escritura; asimismo significa aptitud oratoria, pero también significa promesa u oferta.

El adjetivo calificativo sagrado, por su parte, encarna aquello que es digno de veneración, culto o merecedor de respeto.

Hasta aquí podríamos decir que la palabra sagrada puede identificarse con los diferentes textos religiosos en los que se “consigna la voluntad divina”; o con el compromiso que se adquiere cuando se “empeña” o se “da” la palabra de realizar o abstenerse de ejecutar una determinada actividad; sin embargo, luego de recibir la primera de las instrucciones como Apr:. Mas:., la palabra sagrada adquiere un significado completamente diferente, pues denota una suerte de señal, insignia o llave que nos permite ser reconocidos como franc:. y a su vez ingresar al Tem:. y participar de los trabajos.

Luego de la iniciación se nos dice que los franc:. se reconocen a partir de “signos, palabras y toques” y por eso repetimos en la In:., algunos con menos éxito que otros y con la ayuda del Hno:. Gr:. Exp:. una serie frases como “el toque significa el pedido de la palabra sagrada”, “no se leer ni escribir, sólo deletrear”, y finalmente deletreamos la palabra B:. Pero ¿qué significa esta palabra?

La palabra B:. Proviene del idioma hebreo, concretamente, del nombre que recibía una de las columnas del Templo de Salomón, y se le encuentra en algunas narraciones de la Biblia.

En 2 Crónicas 3:15-17 se dice:

Hizo también dos columnas para el frente de la casa, de treinta y cinco codos de alto, y el capitel encima de cada una era de cinco codos. Hizo asimismo cadenillas en el santuario interior, y las puso encima de las columnas; e hizo cien granadas y las puso en las cadenillas. Y erigió las columnas delante del templo, una a la derecha y otra a la izquierda, y llamó a la de la derecha J y a la de la izquierda B.

Mientras que en 1 Reyes 7:21

Erigió, pues, las columnas en el pórtico de la nave; erigió la columna derecha y la llamó Jaquín, y erigió la columna izquierda y la llamó Boaz.

Para comprender el sentido de esta palabra, necesariamente debemos partir del significado de cada las letras  que la componen, la letra (B) significa “EN”, mientras que el resto de ella expresa “FUERZA”.

Pero no basta con la noción tal vez simplista que la semántica nos ofrece. Para tales efectos considero necesario emplear algunas corrientes sociológicas, concretamente el interaccionismo simbólico y la  etnometodología.

Según el intervencionismo simbólico la realidad social está compuesta por diferentes interacciones entre individuos a las que se les confiere un significado que se extiende a partir del lenguaje; y la etnometodología considera que la realidad social no puede ser analizada como fenómeno objetivamente, necesariamente habrá de entenderla como un producto de las construcciones sociales, las cuales se obtienen a partir de definiciones por parte de grupos de individuos.


Expulsión de Joaquín del TemploGhirlandaio
Capilla Tornabuoni, Santa Maria Novella, Florencia

Es por ello que para comprender lo que la palabra sagrada del Apr:. Mas:. implica, es preciso analizarla a partir de lo que su uso debe y puede inspirar en el franc:.

En primer lugar no hay que perder de vista la forma en la que la pronunciamos, pues los Apr:. Mas:. la decimos con el apoyo de los HH:. Primer y Segundo Vigilante; recordándonos que si bien el viaje que emprendemos en el camino de la franc:. es individual, en él tendremos la guía y el apoyo fraternal de nuestros Hnos:.

Mientras que el significado propiamente dicho de esta alocución tiene y debe inspirar en el franc:. a tener la fuerza para servir de soporte al templo, fuerza para dominar la materia, nuestras pasiones, vicios y todo aquello que nos aleja de la perfección; la capacidad para servir de agente transformador de la sociedad y por supuesto ha de representar el trabajo debemos desarrollar al interior del templo y por fuera de él para conocer y pulir nuestra piedra bruta; de allí que en mi sentir la palabra del primer grado tenga un simbolice capacidad de transformación.

Es mi palabra

JMR
Apr.·. Mas.·.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Compromiso y poder, óptica de una A:.M:.

“En el dominio sobre el poder prevalece un recurso enorme de prosperidad, dado que su dominio comprende la sabiduría de saber cuándo se aplica”

Sobre el poder y otros amores

Poder traduce: “ser posible” o “ser capaz de”
Cuando el poder se entiende como fuerza, capacidad, dominio, energía, se entiende como la grandeza de llevar a cabo algo. Mi concepto de poder poco tiene que ver con dinero, posición y control. Cada ser humano es soberano de sí mismo y el poder en sí mismo de controlar y dominar su jurisdicción (normas) para concretar o imponerse algo, hace que rompa esquemas que lo obliga a tomar caminos para su evolución. Ningún ser humano crece en zonas de confort y a veces es preciso que la vida te lleve a limites inimaginables para que el espíritu humano sepa de que está hecho. Para tener poder no es indispensable el dinero, el dinero es solo una herramienta.

Es necesario el poder que nace de cada alma y que se refleja en todas y cada una de las acciones de cada ser humano. Solo en posiciones de poder, se reconoce el verdadero ser. Tener poder y maestría sobre sí mismos, constituye un pilar fundamental en este camino pues es allí donde tenemos el cincel formándonos en cada golpe. El poder constituye bien dominado un estado de control mental y si se logra mental, se logra físico. El poder traducido en energía y fuerza genera empoderamiento del espíritu y una sensación de paz por saber navegar en el mar del destino. Es como la enseñanza de ola en el surfi, aquel surfista que espera paciente, sin emociones y sereno que llegue su turno para trepar en la ola más alta, es aquel que goza de su poder en calma.

“No existe hombre más valiente que aquel que se vence a sí mismo, ni derrota más amarga que dejarte vencer por ti mismo”.

“Quien domina su poder, domina su entorno”.

Drawing from Stereoscope
William Kentridge
Museum Of Modern Art - MoMa - New York

El compromiso es la disciplina del alma, aquel carro interior que empuja cada acto bien hecho. El compromiso debe ser de dos partes y de doble vía, existe verdadero compromiso cuando todas las partes están de acuerdo o han generado un consenso en igualdad de condiciones y respetando la individualidad. El compromiso es un pacto psicológico que genera apegarse a las normas y al pacto generado de parte y parte.

El compromiso de detalla como una obligación contraída y una palabra dada la cual se cumple, por eso se traduce en deber ser y hacer de cada cosa dispuesta a realizar. El compromiso se pule en cada reto propuesto, en cada situación, en cada decisión. Entre más comprometido este el Ser, más crecer su energía desde el enfoque, donde pones tu atención, allí la crece energía.

“Un ser comprometido, da saltos cuánticos”

Es mi palabra
C:.A:.G:.

A:.M:.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Masonería y poder

La masonería ha sido asociada muy frecuentemente con diferentes concepciones del poder, desde lo político e ideológico hasta lo económico y social.
Antes de referirme a este tema, describiré brevemente cuatro perspectivas teóricas del concepto de poder, todas ellas surgidas entre los siglos XIX y XX.

La fragua de Vulcano
Diego Velásquez
Museo del Prado, Madrid

Para Max Weber el Poder significa la probabilidad de imponer la propia voluntad, dentro de una relación social, aun contra toda resistencia y cualquiera sea el fundamento de esa probabilidad. El poder se puede encontrar con infinitas formas en las sociedades, es por eso que Weber desarrollo el concepto de dominación, una forma de poder más precisa y especializada. El poder es una fuerza que se ejerce contra algo para algún fin, mientras que la dominación es el control que se tiene de una cosa para un fin, sin ejercer ninguna fuerza. La dominación crea disciplina, obediencia por parte de las personas sin resistencia ni críticas.
Para Weber es fundamental que las personas tengan fines e intenciones en los actos mandados, y que estos sean mandados por una autoridad considerada legítima por los actores.
El concepto de dominación por Max Weber está dividido en 3 categorías. Esta clasificación se basa en los medios con los que se consiguió la dominación. La dominación legal racional se crea cuando los actores creen en la legalidad y el derecho que tiene la autoridad. La dominación tradicional se obtiene cuando los actores creen en la legitimidad de la autoridad a partir del carácter moral y tradicional. Por último se da la dominación carismática cuando la autoridad se gana la legitimidad de los actores a partir del carisma, heroísmo, liderazgo y ejemplaridad.

Para Karl Marx el poder estatal no existe para administrar o velar por el interés de toda la sociedad sino por el de una parte o clase social de ella. "El gobierno del Estado moderno no es más que una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa" “El poder político es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra.”
El estado y poder político serán siempre, instrumento de control y explotación de la clase social dominante, haciendo que los seres humanos tengan una autonomía relativa.

Para la escuela de Frankfurt y desde la teoría de la acción comunicativa, el poder mediático es la expresión, hasta si se quiere ideológica, del poder económico. No hay que olvidar que, la hegemonía se logra a través del consenso, la dominación de una sociedad, incluso de las clases sociales que no son favorecidas por un determinado programa económico. ¿Y cómo se logra eso? Haciendo pasar los intereses  de un sector o clase social como si fueran los intereses del conjunto de la población. Y para esa operación se necesita esencialmente de los medios de comunicación. Y por eso la propiedad de los medios de comunicación es una cuestión esencial en la puja de poder de cualquier sociedad.

Finalmente Michel Foucault refiere que el poder no es considerado como un objeto que el individuo cede al soberano, sino que es una relación de fuerzas, una situación estratégica en una sociedad en un momento determinado. Por lo tanto, el poder, al ser resultado de relaciones de poder, está en todas partes. El sujeto está atravesado por relaciones de poder, no puede ser considerado independientemente de ellas. El poder, para Foucault, no sólo reprime, sino que también produce: produce efectos de verdad, produce saber, en el sentido de conocimiento.
Michel Foucault destaca el levantamiento de un biopoder que impregna el derecho de vida y muerte y que intenta convertir la vida en objeto utilizable por parte del poder. En este sentido, la vida sistematizada, esto es, convertida en sistema de análisis por y para el poder, debe ser protegida, transformada y esparcida.

Y un comentario adicional haciendo referencia a Don Juan Matus, el Indio Yaqui de las enseñanzas de Don Juan de Carlos Castaneda, El poder es el resultado de haber vencido el miedo y la claridad que sega al hombre, pero tal poder a su vez, es uno de los enemigos de los hombres de conocimiento.

Si consideramos el poder como el resultado de las relaciones humanas, sería entonces inevitable visualizar sus redes en todos los entornos posibles y por lo tanto podría ser ejecutado positiva o negativamente.
Las herramientas simbólicas del método masónico proveen un sistema de valores que promueven el altruismo, la filantropía y una manifiesta convicción de velar por el progreso de la humanidad; pero ¿Acaso, no somos más que parte de un sistema filosófico que ejerce un poder ideológico? O ¿Utilizamos nuestra instrucción y estudio político, filosófico y social para ejercer dominación sobre nuestro entorno profano?
La masonería permite una evaluación crítica  de sus preceptos y de sus orígenes en la hegemonía ilustrada europea, lo cual da pie para considerar que es un sistema de libre pensamiento, con supuestos basados en la libertad del ser humano, la igualdad de derechos y la fraternidad consentida.

Por otro lado, nuestra orden tiene una estructura iniciática basada en ciertas jerarquías, que siendo simbólicas, en ocasiones son entendidas como medios de poder o de control, que desdibujan el loable sentido de profundización en los misterios humanos como la ética , la estética, la metafísica y la lógica. No es poder lo que busca un iniciado y se hace manifiesto en el cuarto de reflexiones, donde claramente hay un aviso a modo de advertencia “si buscas poder,  regresa por donde viniste”.

Águila azul
Alejando Obregón, Colombia

No obstante es también inevitable que cuando un ser humano logra avanzar en su autoconocimiento, se abre para él, una permanente necesidad de transmitir sus capacidades, cada vez más consientes, a sus semejantes, lo cual de alguna manera lo hace dueño del poder de la persuasión, del ejemplo y de la admiración; elementos en sí, satisfactorios para el que los ejerce, pero peligrosos en cuanto empiecen a tornarse necesarios para la construcción del ego.

Quisiera imaginar la logia como un lugar donde se exalta la intelectualidad de sus miembros, donde se debate en medio de la amistad sincera, donde se construyen conceptos colectivos y se promueve el amor incondicional a la dignidad de ser miembros de una sociedad diversa.
Es mi palabra

GGC

M:.M:.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

UN ACERCAMIENTO A LA IDEA DE PODER

“Después del poder, nada hay tan excelso como saber tener dominio de su uso”. (Jean Paul Richter).

La historia de la humanidad se ha visto marcada por incesantes luchas que han tenido como objetivo el desarrollo de diversos movimientos de índole religiosa, política y económica, en concordancia con las características particulares de cada contexto, todas ellas asociadas con el elemento central del presente Tr:.; las relaciones de poder no son exclusivas de los seres humanos, el reino animal nos brinda innumerables ejemplos de luchas enfocadas en la búsqueda de este escurridizo objetivo, la mayoría de estas, asociadas al concepto de supervivencia, bien sea del individuo o de la especie.
El ser humano, cuyas características particulares le dotan de la capacidad única en el reino animal de crear realidades imaginadas, ha enriquecido el concepto de poder a partir del uso de diferentes herramientas prácticas y simbólicas que le han permitido cimentar sociedades enteras a partir de la creación de referentes comunes, tales como los mitos fundacionales, los cuales son ingredientes necesarios para garantizar la cooperación de un gran número de personas alrededor de un fin particular, extendido al conglomerado social, estos mitos fundacionales usualmente hacen uso de mecanismos que estimulan emociones como amor, anhelo, angustia o miedo, los cuales son en sí, insumos esenciales para garantizar el control sobre las masas.
David y Goliat
Miguel Angel
Boveda Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano.

La inevitable incertidumbre ligada a la existencia humana, sumada a una marcada obsesión frente a lo que el porvenir depara, son el punto de partida para la aparición de los mitos mencionados anteriormente, los cuales tienen como característica central el sacrificio moral o de sangre realizado por un individuo o grupo de personas, a quienes en su mayoría se les atribuyen características de divinidad, hecho que marca el inicio irrefutable de movimientos culturales, o dicho de otra forma productos de la invención humana; en algunos casos, el mito fundacional suele ser relacionado con leyes naturales, bajo el argumento de su inmutabilidad. La Mas:. al ser un producto cultural, es a su vez el resultado de la apropiación de mitos fundacionales que obedecen a lo anteriormente descrito. En relación con el anterior postulado, el escritor e historiador israelí Yuval Noah Harari manifiesta lo siguiente:

“¿Cómo se hace para que la gente crea en un orden imaginado como el cristianismo, la democracia o el capitalismo? En primer lugar, no admitiendo nunca que el orden es imaginado. Siempre se insiste en que el orden que sostiene la sociedad es una realidad objetiva creada por los grandes dioses o por las leyes de la naturaleza. Las personas son distintas, no porque lo dijera Hamurabi, sino porque lo decretaron Enlil y Marduk. Las personas son iguales, no porque lo dijera Thomas Jefferson, sino porque Dios los creó así. Los mercados libres son el mejor sistema económico, no porque lo dijera Adam Smith, sino porque estas son las inmutables leyes de la naturaleza.

También se educa de manera concienzuda a la gente. Desde que nacen, se les recuerda constantemente los principios del orden imaginado, que se incorporan a todas y cada una de las cosas. Se incorporan a los cuentos de hadas, a los dramas, los cuadros, las canciones, a la etiqueta, la propaganda política, la arquitectura, las recetas y las modas”.

Lo anterior nos permite hallar una relación directa entre los conceptos de poder e ideología, cuyo sentido etimológico es el de “ciencia de las ideas”, el cual tiene un enfoque profundo hacia la búsqueda de conocimiento científico que permita garantizar la búsqueda de la razón; sin embargo dicho significado ha sido objeto de transformaciones que lo han desfigurado, convirtiéndolo en una herramienta de manipulación que sirve a los intereses de grupos encaminados hacia la búsqueda del poder, los cuales tienen como última prioridad el conocimiento resultante de verdades sustentadas por la razón, de hecho en muchos casos es evidente que el absurdo es un elemento fundamental de la ideología de la posmodernidad. Al respecto Bauman manifiesta: 

“Al conocimiento distorsionado, concebido dentro de una perspectiva cognitiva limitada, Mannheim le dio el nombre de “ideología” (estableciendo un paralelo semántico con la distinción que Lukács había hecho entre “clase de conciencia” y “conciencia de clase”). El drama se representaba en el teatro de la cognición, donde la ideología se alzaba frente a la verdad como su peor enemiga. Como la diferencia entre verdad y distorsión o falsedad corría paralelamente a la diferencia entre totalidad y parcialidad, la verdad ha sido identificada, por definición, con la no pertenencia y el no compromiso: lo no ideológico puede ser solamente un conocimiento aislado, no ligado a ninguno de los puntos de vista cognitivos socialmente diferenciados. El verdadero conocimiento de la realidad social debe ser un conocimiento imparcial y antiparticular y, por lo tanto, sólo puede ser el trabajo de una categoría de gente capaz de ponerse en cualquiera de las posiciones cognitivas, precisamente por no pertenecer a ninguna clase, grupo nacional o religioso en particular; de un grupo cuyos miembros han salido de todos los otros grupos, por lo cual no están confinados ni deben lealtad a ninguno; de una categoría que encarna el desafío a toda particularidad por estar al margen de todos los grupos establecidos y que puede verlos a todos con cierta distancia, lo que la torna capaz de examinar todas las creencias concebidas desde diversas perspectivas cognitivas y poner en evidencia el carácter parcial, limitado y relativo de cada una de ellas”.


La coronación de Napoleón
Jacques-Louis David
Museo de Louvre, Paris

La exploración realizada durante el proceso de construcción del presente Tr:. me lleva a concebir el poder como el más imperfecto de los ideales humanos, teniendo en cuenta que es en sí un arma de doble filo, que se presenta como un medio para la concreción de expectativas particulares, cuya concepción no obedece a realidades objetivas, sino que por el contrario se encuentran cimentadas en una carga subjetiva inherente a la condición humana, que a su vez es protegida por los muros de un deseo insaciable, propio de un contexto en el que el consumo se ha extendido como imperativo categórico en todos los ámbitos de la vida.

El ideal Mas:. nos lleva profundizar constantemente en el manejo de Herr:. Sim:. que tienen como uno de sus objetivos conducir al Inic:. a llevar una relación más equilibrada con el poder, sin embargo, esta característica mantiene una condición utópica dada nuestra incapacidad para garantizar un pulimento total de la P:.B:. que nos simboliza, de ahí que al interior de nuestra Or:. Seamos también vulnerables a caer en el juego del poder, incluso cuando somos conscientes de su naturaleza simbólica, llegando incluso a abusar de él tanto en nuestra condición Prof:. Como Mas:., yendo en contra de los preceptos de nuestra formación y de las obligaciones adquiridas al momento de nuestra Inic:.. Ante esta innegable realidad, el compromiso colectivo asumido con el progreso de la humanidad y el cumplimiento de nuestros principios fundantes, debería enfocar los esfuerzos del Tr:. en Log:. con la liberación de concepciones ideológicas y filosóficas basadas en lógicas excluyentes, de esta forma acercarnos al ideal que encarna el protagonista de nuestro mito fundacional.

Para cerrar quiero dejar a manera de reflexión una frase del Barón de Holbach en la que asegura que “El poder absoluto fue y será siempre la causa de la decadencia y de las desgracias de los pueblos, que tarde o temprano llegan a padecer los mismos reyes”.

Es mi palabra.
CAAH
M:.M:.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Palabras del M.•. P.•. S.•. G.•. C.•., Gran Maestre de la Orden M.•. Il.•. Hno.•. DANIEL BOLENS

Muy Ilustres Hnos.·. y Hnas.·. Grandes Maestres de honor, Muy Ilustre Hermana Gran Maestre adjunto, Muy Ilustres Hnos.·. y Hnas.·. Miembros del Supremo Consejo, Dignatarios y vosotros todos mis Muy Queridos Hnos.·. y Hnas.·.
Encontrarme hoy en este sitial, ante ustedes, es para mí un enorme honor. Es también mucha emoción ya que sé la importancia de las responsabilidades que me incumben. Se trata del desarrollo de la Orden y su sostenibilidad. Además, estoy muy impresionado de ocupar un lugar que fue el de grandes Masones, nuestros pioneros; el lugar también de mis antecesores inmediatos quienes supieron aportar, con dedicación y competencia, su piedra a nuestro edificio. Reanudar y llevar esta antorcha pues no es ciertamente simple, me doy cuenta, pero la confianza que es depositada en mí me conmueve y me anima. Más allá de mi persona, mi nombramiento es también un honor para mí federación, la Federación suiza. Pero aún más, quiero considerar esto, ante todo, como un reconocimiento al aporte de todas las pequeñas Federaciones a nuestra Orden.



Esas veintiuna pequeñas federaciones, son las que le confieren a LE DROIT HUMAIN – EL DERECHO HUMANO su carácter internacional y verdaderamente mundial y garantizan la mayor parte de su diversidad. Estoy convencido de que el desarrollo de la Orden y su futuro, depende en gran medida de estas Federaciones, a veces vulnerables y fluctuantes quizá, pero en su mayoría, animadas de un ideal sólido y de una fuerte voluntad de progresar. Hoy, las pequeñas Federaciones están verdaderamente al orden del día, esto me enorgullece y me alegra. En el final de este Convento, grandes y pequeñas Federaciones, Jurisdicciones y Logias Pioneras reunidas, disponemos de las herramientas necesarias y de la voluntad para seguir trabajando en la perpetuidad de la obra y en su desarrollo. Sabemos que nunca nada es definitivo ni estático; que todo cambia, que nunca nada se da por sentado y que todo debe ser constantemente imaginado, recreado y reinventado. Deleitarse en el “status quo” sería muy perjudicial. Por supuesto, no es el momento de presentar en detalle las tareas y los proyectos que serán los del Supremo Consejo en los próximos años. Sólo quiero esbozar algunos principios y líneas de trabajo.
Se espera de él que tome las decisiones y responda concretamente a los problemas planteados. Pero está claro que por sí solo no puede controlar todos los conocimientos y todas las habilidades esenciales para realizar eficazmente el conjunto de sus tareas. En consecuencia, las distintas comisiones del Supremo Consejo buscarán las habilidades y los dictámenes que les faltan donde se encuentran, es decir, ante las federaciones, jurisdicciones o logias pioneras. La apertura es necesaria y es un estado de ánimo que debe prevalecer.

Una obra importante será la elaboración de rituales de referencia a todos los grados, lo que implica proseguir el trabajo emprendido por el precedente Supremo Consejo, delimitar los fundamentos del Rito, del grado 1° al 33°. El Rito escocés antiguo y aceptado admite una visión muy amplia y plural de los rituales y es importante poner a disposición de todos, guías y referencias. El Supremo Consejo debe estar en condiciones de ofrecer modelos de rituales que cumplan con el espíritu de LE DROIT HUMAIN – EL DERECHO HUMANO en toda su diversidad.

Así, no se puede ignorar la cuestión de la representación de las federaciones dentro de las instancias de la Orden, el Supremo Consejo y el Convento internacional. Corresponde al nuevo Supremo Consejo analizar estas cuestiones y llevar a las federaciones sus reflexiones para que puedan formular sus propuestas en el próximo Convento internacional. Esto es una obra que requerirá una amplia concertación y sobre todo, una aportación de ideas innovadoras. El trabajo pues, no faltará. El Supremo Consejo se esforzará a su nivel, como ustedes lo harán en el suyo, realizando lo mejor posible sus tareas administrativas y asociativas. Esto lo haremos con el objetivo de la simplificación de los procedimientos. Sin embargo, tendremos presente que el objetivo de estas actividades sólo es proporcionar un zócalo en el cual puede basarse el trabajo simbólico e iniciático y la acción masónica, primera razón de nuestro compromiso dentro de nuestra Orden.

Mis Hermanas y Hermanos, nuestra Orden se fundamenta en tres pilares indisociables que le confieren su identidad y su originalidad: mixidad, continuidad iniciática e internacionalismo. Este tercer pilar es el que le aporta su diversidad. Promoverla sigue siendo LA prioridad, ya que es a través de ella que podemos tender hacia lo universal. Nos lleva a superar todos los particularismos para ubicarnos más allá de cualquier modelo ideológico, cultural, social o político. Nos incita a encontrar al Otro, no solamente reducido a sus conceptos culturales específicos, y a situarnos fuera de las limitaciones de tiempo y espacio. Lo universal hacia el cual queremos tender es un ámbito infinito que nos supera, donde todo es posible, donde todo queda por ser descubierto. ¡La divisa del Rito “Ordo ab chao” y nuestro internacionalismo nos dejan entrever que aspirar a lo universal es una utopía accesible, dado que se inscribe en la DIVERSIDAD! Mis Hermanas y Hermanos, LE DROIT HUMAIN – EL DERECHO HUMANO me parece ser mucho más que una Orden. Me gusta pensar que se trata de una Obra, una obra colectiva, guiada por el reparto de un Ideal. De esta obra, todos somos responsables, individual y colectivamente. Quiero concluir dirigiendo, en nombre de todos nosotros, algunos mensajes de fraternidad y profunda gratitud. Me dirijo en primer lugar a nuestra Muy Ilustre y Muy Querida Hermana Yvette Ramon, quien, durante cinco años, y a pesar de algunos dramas personales, presidió con lealtad, valor y perseverancia los destinos del Supremo Consejo y de la Orden. Muy Ilustre Hermana, querida Yvette, usted ha recogido el legado que le fue dado por su predecesor y ha sabido transmitirlo hoy, magníficamente enriquecido con su experiencia.

Gratitud también, desde el fondo del corazón, al Muy Ilustre Hermano Klaus Frösen, Gran Maestre adjunto hasta la fecha, por el gran trabajo que realizó. Un Hermano de inmensa cultura, que me enseñó mucho y a quien debo mucho. Gratitud también a todos los miembros del Supremo Consejo que dejan su cargo, quienes trabajaron con competencia y dedicación, contribuyendo también a mantener viva y luminosa la llama de LE DROIT HUMAIN – EL DERECHO HUMANO. Gracias a las obediencias amigas que nos honran con su amistad al estar presentes y compartir con nosotros este gran momento que representa nuestro Convento internacional. No hay que olvidar tampoco el agradecimiento a todos los organizadores y a los voluntarios que, a veces en la luz, y más a menudo en la sombra, han permitido el buen desarrollo del XV° Convento Internacional y han contribuido a su éxito. Y luego, mis Muy Queridos Hermanos y Hermanas, gracias a ustedes, todos, Delegados de las Federaciones, Jurisdicciones y Logias Pioneras; y también ustedes, Hermanas y Hermanos que vinieron a participar en este Convento y a esta Tenida de Clausura. Su presencia es testimonio de la fuerza de los lazos que nos unen. Informad en vuestros Orientes, a todos los Hermanos y Hermanas, los muy fraternales mensajes de este Convento internacional y los saludos del Gran Maestre y del nuevo Supremo Consejo. 


He dicho. Mayo 28 de 2017 (e.·.v.·.)

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El Método Masónico

El método masónico alegórico y simbólico por excelencia, sigue estando vigente a pesar de los drásticos cambios de contexto a los cuales se ve expuesto, y de los cuales se reviste para incursionar en una modernidad de desafíos y de retos intelectuales.
El origen humanista y social de la masonería apunta hacia un abordaje particular del conocimiento y de los modelos estructurales de pensamiento que ponen al ser humano y a su dinámica social en el primer plano de estudio y de intervención, siendo la transformación personal de cada uno de sus miembros el paso fundamental para el cambio colectivo.

Mucho se habla entonces, del método masónico y de su manera singular de operar, permeando el modo en el que nos apropiamos de los conceptos y la manera en que los aprovechamos en bien de la construcción de nuevas propuestas de desarrollo.
No obstante y aunque el conocimiento es evolutivo y dinámico, el método masónico continua insistiendo en una forma de aprendizaje basada en la interpretación de símbolos y rituales que persisten en el tiempo y que evocan tiempos pasados y misteriosos.

Por su parte, el aprendizaje es una construcción consiente en torno a situaciones del mundo que nos lleva a elaborar idealizaciones de la realidad a través de representaciones, haciendo uso de las habilidades del pensamiento. Estas representaciones son las ideas que elaboramos o replicamos y que permiten configurar modelos desde los cuales escribimos, interpretamos, explicamos, predecimos, evaluamos y creamos nuevo conocimiento para interactuar en contextos sociales y naturales.

Autorretrato con collar de espinas.
Frida Kahlo
Harry Ransom Center, Texas USA

A lo largo de la historia del método masónico y sobre todo, en los últimos años, han aparecido diversas posturas en cuanto a la pertinencia de un desarrollo didáctico estructurado de la forma de acceso al conocimiento  que ofrece nuestro sistema de enseñanza, y al tipo de proceso que se debe llevar a cabo desde el primer grado simbólico.
En este aspecto debemos tener en cuenta que el conocimiento es amplio y que la profundización en ciertos aspectos y ciertas ramas de la ciencia es inevitable. Por lo tanto cada uno de los iniciados en un universo de saberes, experiencias y vivencias que hace que la estrategia metodológica deba ser flexible y adaptable a las personas y sus contextos.

Ahora bien, la controversia crece cuando se habla del tipo de acompañamiento a los iniciados en su proceso. Desde el punto de vista didáctico hay tres componentes planteados por Chevallard que conforman un triángulo donde, en los polos están situados: el saber, el maestro y el aprendiz y en su centro se ubica el conocimiento, siendo este, el resultado de la interacción de sus tres componentes fundamentales. El papel de cada uno es definitivo para llegar a un proceso de desarrollo cognitivo que pueda ser operativo en la realidad, pero ¿Cuál de los tres es el más importante? Teniendo en cuenta que 1. El saber puede ser tan complejo o tan simple que el aprendiz podría confundir el camino a su abordaje 2. El maestro puede influir de diversas maneras sobre el proceso de aprendizaje y puede sesgar el descubrimiento de lo esencial y 3. El aprendiz podría iniciar su formación sobre bases poco estructuradas y en ocasiones erróneas.

La masonería ha explorado diversas formas de dinamizar este triángulo, común a todas las formas de aprendizaje, y ha intentado crear un camino hacia la transformación del saber en conocimiento colectivo, útil para la propuesta de desarrollo que trae implícito un método poco neutral en aspectos políticos, sociales y de acción para un mejor futuro.

El papel del maestro masón en esta estrategia de aprendizaje del conocimiento está enfocado en coadyuvar en el proceso de apropiación de la simbología como medio de racionalizar los fenómenos humanos y su impacto en el contexto propio y grupal.

¿Qué tanto se debe influir en el proceso de apropiación de las alegorías masónicas?

Hay diversas posiciones al respecto que van desde una tendencia conductista donde los maestros son dueños de la verdad y poco a poco van entregando su conocimiento a los iniciados, no sin antes aplicar métodos evaluativos estrictos enfocados a descubrir las debilidades del proceso, hasta una tendencia enfocada netamente en el aprendiz, donde este por sí solo, descubre los significados que cree apropiados y construye un imaginario sobre la masonería que en ocasiones está basado en la observación de conductas, discursos y rituales.
La muerte de Socrates
Jacques-Louis David
Museo Metropolitano de Arte, New York USA

Por ahora quedan muchos interrogantes que se podrían discutir a la luz de las teorías iniciáticas, filosóficas y educativas como por ejemplo el constructivismo social, el postmodernismo y los modelos interestructurantes de enseñanza.
Lo que si queda claro es que la masonería es un método aun valido y vigente que gracias a su continua evolución ha podido mantenerse vivo y que nos enfrenta al análisis de su eficacia día tras día.

Es mi palabra
GGC

VM:.

jueves, 14 de septiembre de 2017

SIMBOLOGÍA, CULTURA Y MASONERÍA

El ser humano es en esencia un ser simbólico, su desarrollo desde los ámbitos cognitivo y social parten de la capacidad para la transmisión de conocimiento a través del uso de elementos culturales que denominamos símbolos, entre los que se pueden destacar el lenguaje y las artes en sus diferentes manifestaciones, éstos han servido como referentes para el desarrollo de las diferentes culturas, al respecto considero importante resaltar que cada cultura recicla elementos simbólicos de aquellas que la precedieron, enriqueciéndolos a partir de la dotación de nuevos significados, por lo que podríamos asegurar que ninguna cultura desaparece en su totalidad, sino que trasciende a partir de los elementos simbólicos que son transmitidos durante el proceso de desarrollo cultural.


Símbolos Quimbayas.
Museo del Oro, Bogotá
Colombia
Los pueblos latinoamericanos son prueba fiel de que el proceso de colonización nunca exterminó en su totalidad los símbolos culturales de nuestros ancestros, por el contrario, el encuentro de diversas culturas provenientes de lugares tan distantes durante el periodo de la conquista, generaron una mixtura cultural que dotó de innumerables significados los elementos simbólicos que convergieron en el denominado nuevo mundo, formando una amalgama bastante compleja de creencias y rituales que en teoría deberían ser excluyentes, pero que se sedimentaron para coexistir y garantizar su supervivencia; tal es el caso de la santería, traída a América por las hordas de esclavos africanos, quienes con el fin de garantizar su preservación hicieron uso de imágenes sagradas de la religión católica, atribuyéndoles la personalidad y poderes de los emisarios del dios pagano Olorum, a quienes denominaban Orisha, además de incluir algunos conocimientos ancestrales, así como el uso de herbolaria propia de las culturas indígenas que poblaran estas tierras ates de la invasión europea; este hecho se puede evidenciar en productos culturales como aquella canción que dice.
Orisha
Anónimo








“Santa Bárbara bendita
para ti surge mi lira
Santa Bárbara bendita
para ti surge mi lira
Y con emoción se inspira
ante tu imagen bonita
Que viva changó, Que viva changó, Que viva changó
Que viva changó Señores”







Bárbara Miller en su manual de Antropología Cultural nos define el símbolo como “un objeto, palabra o acción con sentido definido culturalmente, que representa algo con lo cual no guarda ninguna relación necesaria o natural. Los símbolos son arbitrarios (no tienen una relación necesaria con lo que simbolizan), impredecibles y diversos. Dado que son arbitrarios, es imposible predecir cómo simbolizará algo una cultura determinada”. En este sentido, es importante resaltar que la existencia humana guarda estrecha relación con los símbolos, los cuales hacen su aparición desde los orígenes de la civilización, hecho que se encuentra plasmado en los más antiguos vestigios de la existencia humana, principalmente a través de representaciones pictóricas, tallas y esculturas que hacían referencia a aspectos como la caza, la supervivencia y la fertilidad.

La Mas:. Como sociedad de carácter Inic:. Que ha debido soportar persecuciones de diversa índole, se ha valido del uso de símbolos, representados en (PPal:., AAleg:., HHerr:, TToq:., etc.) para la transmisión de su conocimiento y tradición, a fin de garantizar su preservación. Cabe anotar a este respecto, que la condición arbitraria de los símbolos permite que cada uno de los HH:. los dote de nuevo significado a partir de su experiencia vital, por tal motivo la Mas:. se considera libre de dogmas y se promueve la reflexión para garantizar la evolución del ser humano y la construcción de TTem:. Individuales y colectivos que sean fortalecidos a través de la aplicación de los principios fundantes de la Ord:., hecho que se advierte de manera Sim:. desde la ceremonia de Inic:., donde tras atender al llamado de las puertas por parte del aspirante a Ap:. Mas:., las luces del Tall:. Hacen referencia a esta característica con el fin de incitar al neófito a continuar su búsqueda a través de la interacción con los símbolos.

Seg:. Vig:. Aquí, todo es símbolo. Busque y encontrará.
Pr:. Vig:. Aquí todo es símbolo. Toque y le abrirán.
V:.M:. Aquí, todo es símbolo. Pida y le contestarán.

El proceso de aprendizaje a través de la interacción con los símbolos es inherente a todas las culturas, hecho que es acuñado por Miller quien asegura:

“Dado que la cultura se asienta en símbolos arbitrarios, debe aprenderse de nuevo en cada contexto. El aprendizaje cultural comienza desde el momento mismo del nacimiento, si no antes (hay quienes piensan que los bebés reciben y asimilan información antes de nacer por los sonidos del mundo exterior). Una proporción enorme, aunque desconocida, del aprendizaje cultural de las personas es inconsciente, se produce como parte de la vida normal mediante la observación. En contraste, las escuelas con un medio formalizado de adquirir cultura. No todas las culturas habidas en la historia han estado sujetas a la escolarización formal. Escuchar historias y presenciar espectáculos y rituales son, desde hace mucho, formas de aprendizaje”.

Al recordar el proceso de Inic:. es posible identificar todos los elementos descritos por la autora, teniendo en cuenta que el proceso de preparación y espera previo al ingreso al Tem:., implica una reflexión silenciosa en la que el aspirante es privado de su visión, guardando estrecha semejanza con la condición uterina, seguido por una serie de estímulos y vivencias que no es menester del presente Tr:. Abordar. De otra parte, a lo largo de su tránsito por el Pr:. Gr:., el nuevo Ap:. se ve expuesto a una serie de símbolos que tienen como objetivo expandir su capacidad de entendimiento, así como la interiorización de conocimiento a través de alusiones que pueden ser implícitas o explícitas, esto con el fin de garantizar que la experiencia de aprendizaje Inic:. sea totalmente vivencial y espontánea, evitando siempre caer en procesos de adoctrinamiento ideológico, los cuales van en contravía de la filosofía Mas:..

Una vez abordada la temática propuesta, sólo me queda recordar que cada uno de los Gr:. Sim:. de nuestra organización implican el aprendizaje de nuevas PPal:. SSag:., HHer:., NNum:., TToq:. y Rit:. simbólicos que deben ser interiorizados desde una apertura de consciencia y respeto por los Rit:. que nos permitan adentrarnos en su significado más profundo, a fin de lograr su aprehensión e inserción en nuestra forma de pensar y actuar.

Para cerrar, quiero compartirles esta frase que se me cruzó por el camino, cuyo autor desconozco, pero considero pertinente.

“Al medrar, crecen en torno a nos, sombras del presidio”




Lo anterior nos plantea una realidad, partiendo de la premisa que nuestra condición de Inic:., más que un honor o un privilegio, implica una serie de responsabilidades y obligaciones derivadas de nuestro proceso de aprendizaje en torno al uso de las HHerr:. SSim:. el cual, necesariamente debe transformar nuestro interior, pero también permear nuestro pensar, sentir y actuar, llevándonos a asumir un rol activo como agentes de desarrollo social y transformadores de la cultura.

Es mi palabra.
CAAH
M:.M:.