martes, 23 de julio de 2019

Postdata


Los cargos en logia son una representación del templo, del método masónico y de la sutil dinámica de roles de los que está construida la masonería. Tesoreros, guarda templos, vigilantes o venerables maestros, son representaciones metafóricas de la vida del mundo y del cambio, certeza evolutiva por excelencia.
Un cargo en la orden podría ser visto desde diferentes ópticas, responsabilidades que se asumen, dignidades que se ostentan, obligaciones ineludibles, vocaciones inexploradas o requisitos sin trascendencia, cada cual lo vive como deba teniendo en cuenta su historia, su momento, su relación con el ambiente o su motivación. Sin embargo, algo es casi estable, y es la sensación inicial de querer cumplir, de llevar a cabo aquello para lo se fue elegido o designado, sin embargo, aquello que nos alienta el día de la posesión, podría diluirse por los caudales de la cotidianidad y de lo que ha sido.
Una pregunta fundamental de la vida y de la historia de las personas es ¿Por qué unos insisten y otros desisten?, o dicho mejor ¿Por qué algunos conservan la llama del compromiso y la motivación y otros dejan que mengüe, incluso hasta su extinción?
Se deberían abordar algunos aspectos que podrían ser importantes en una reflexión como esta.
Guernica
Pablo Picasso
1937
Museo Reina Sofía
El primero podría explorar el concepto que cada cual tenga de los se le ha encomendado, así como su idea de lo que la masonería es o podría ofrecerle en sentido de bienestar. Podría ser esta la génesis de los difíciles momentos personales cuando se cree estar en el lugar equivocado, o, por el contrario, en el sitio y momento justos de se deseaba, pero donde existe algo que no encaja del todo. Los cambios conceptuales se constituyen en un reto para las instituciones educativas, donde se pretende que los estudiantes evolucionen y tengan conceptos más científicos, más complejos, o más ajustados a la realidad de su contexto; no obstante ¿La masonería pretende cambiar los conceptos de sus iniciados, sobre si misma?
El segundo aspecto tiene que ver con las emociones, más en una método dramático y vivencial como la masonería, que busca por medio de símbolos llegar a lo más profundo del ser sensorial y hacer que reflexione, entre otras cosas por sus sentimientos, su mesura al expresar ideas y la delicada línea entre dar un consejo amistoso o criticar sin piedad. Sentirse a gusto, acogido, respetado, valorado y reconocido son dimensiones que construyen el mundo de las emociones y que logran poner en el consiente o el inconsciente aquel motor que llamamos motivación, una fuerza que impulsa la acción. ¿La masonería explora de manera consiente e intencionada las emociones que enciende en sus miembros?
El siguiente aspecto se refiere a las relaciones entre los hermanos, y es que cuando se ha aceptado ser masón, se ha adoptado un nuevo grupo humano con sus características particulares y diversas; y se debería entender que la base de la fraternidad es el servicio, es decir, estar ahí para cuando se ofrezca y doblegar sus intereses personales por unos colectivos de manera diáfana y sin pretensiones. Solo los seres libres y que flotan por el mundo como iguales, podrían tomar la decisión de servir a otro y de ofrecer su ser conceptual y emocional a otros sin reparo. ¿Es la masonería el espacio de la hermandad? ¿Realmente se es libre de amar?
Existen otros aspectos que podrían ser explorados como el contexto social, el momento político, el uso o no de la tecnología, el autoconocimiento y la autogestión, la coherencia, la ética y en general factores que influyen en las relaciones intelectuales, emocionales o relacionales de los masones.
QH en vuestros grados salientes y entrantes, continuemos construyendo un espacio justo, fraterno y equilibrado donde reine la lógica de en los discursos, la calidez en las palabras y la fuerza de las ideas.

 Es mi palabra

GGC
M:.M:. Resp:. Log:.1545 Jaques de molay
Or:. pereira

martes, 14 de mayo de 2019

La realidad de las mujeres del Otún


La  desigualdad  laboral  y la marca de un país patriarcal, refleja  un panorama que apenas cambia; la realidad de la mujer actual, es sin duda la evidencia de  discriminación que se vive y  se justifica en  hechos y condiciones  sociales que van desde las brechas salariales hasta los estigmas creados por la sociedad .
Las condiciones de desigualdad de género aún persisten y generan  amplios desafíos en diferentes  aspectos de la cotidianidad de la mujer en  donde esta tiene que adaptarse y aceptar injusticias en ámbitos académicos, familiares y laborales.
La Perla.
Johana Andrea Mendez

La  Búsqueda de la igualdad
Las mujeres han vivido en constante lucha por el reconocimiento de su papel en la sociedad, como sujeto que posee las mismas capacidades, habilidades y valores que los hombres, esta lucha ha sido impulsada por varias organizaciones y líderes femeninas que buscan promover libertad y generar garantías sobre los derechos de las mujeres.
Estas mujeres han sido el reflejo imaginario de una sociedad desigual, donde la discriminación y la falta de oportunidades han impedido que estas se desenvuelvan profesionalmente en un ambiente laboral. Según la ONU (Organización de las Naciones Unidas), el 49.5% de la población mundial, son mujeres. Si se habla de Colombia, según el DANE  (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), en el 2019 cerca del 51,4%  de los habitantes son mujeres; sin embargo, a pesar de ser parte importante de una sociedad gracias a su participación política, social,  económica y familiar, para muchos, las mujeres no representan gran importancia y son consideradas el sexo débil.
A nivel global está clasificación se ha debido en su mayor parte al patriarcado predominante desde siglos atrás, con el paso de historias y costumbres de generación en generación que ha impulsado a la discriminación de género, dicho problema no ha permitido ver ni validar la capacidad de actuar y pensar que tienen las mujeres.
Esta desigualdad está tan permeada en las mentes de los los individuos,  que se convirtió en una costumbre indirecta al educar a los más pequeños por medio de los diferentes roles, donde empiezan a conocer las actitudes sociales que se espera que cumplan como individuo dentro de una sociedad. Uno de estos recursos educativos es el juego; con este se crean diferentes realidades, donde se les enseñan a comportarse y convivir en un grupo social determinado.
Sin embargo, esta problemática instaurada en las mentes de la población mundial desde la crianza, comenzaría a cambiar en Colombia con la llegada de la Constitución Política de 1991, las mujeres dejaron de ser consideras un ‘sujeto de protección’ y se les reconoció como un sujeto autónomo responsable de sus derechos, donde sus opiniones, necesidades e ideas, eran tan importantes como la de los hombres.
Este hecho histórico marcó un gran cambio para las mujeres Colombianas gracias al impacto positivo que generó en la sociedad, no obstante, a esta norma se le debió dar el reconocimiento y la importancia pertinente para lograr que trascendiera más allá del ámbito Político-legal y convertirla en parte de la cultura ciudadana, donde la igualdad prime como componente principal entre los derechos de los hombres y las mujeres.
Otra problemática que persiste en la lucha de las mujeres, es la brecha salarial que existe,  a pesar de que las mujeres tengan las mismas experiencias educativas, habilidades, y más años de estudios, son los hombres los que reciben un sueldo mayor. Como evidencia de ello La ONG ‘she's’, habla de cómo la oferta laboral es inequitativa, donde el 78% de las  ofertas laborales van dirigidas a un público masculino, aunque en su mayoría las mujeres son las que aplican a este tipo de ofertas, además, menciona que cuando los niveles de desempleo aumentan, entre los más afectados se encuentran los menos calificados, los trabajadores temporales y las mujeres. Si se habla de Colombia específicamente, el DANE (2015) afirma al respecto que:
Las mujeres ganan un veinte por ciento menos que ellos, incluso si desempeñan funciones similares, se trata de una de las brechas salariales de género más altas de América Latina (cuya tasa promedio es de 17 por ciento), una región donde esta clase de inequidades son persistentes y profundas.
También se debe tener en cuenta que para el presente año 2019, en el mes enero la tasa de desempleo aumentó 12,8% respecto al año pasado según el Dane, esto trae consigo como consecuencia el aumento de la brecha de género, ya que en comparación con los hombres desocupados que son el 9,8% las mujeres son casi el doble con una cifra del 16,9%, estadísticas que evidencian la desigualdad si se tiene en cuenta que en Colombia la población femenina supera la masculina.
Aunque las oportunidades y las capacidades de una persona en Colombia son definidas por género, la nación está regulada por una Ley que habla de cómo no debe existir dicha brecha salarial antes mencionada. “LEY 1496 DE 2011 (diciembre 29) por medio de la cual se garantiza la igualdad salarial y de retribución laboral entre mujeres y hombres, se establecen mecanismos para erradicar cualquier forma de discriminación y se dictan otras disposiciones”. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos que se han realizado para mitigar y hacer ejecutar esta ley, no ha sido posible que todas las personas y establecimientos laborales, entiendan la importancia y la necesidad de que esto se cumpla.
El estigma de la perla…
Para algunas mujeres las historias que se cuentan dentro de la misma comunidad sobre cómo se debe comportar, vestir y actuar una mujer, modifica los comportamientos socio-culturales que se tienen previamente, ya que estos relatos tienen tanta fuerza que pasan  de ser una narración oral, a una práctica social la cual modifica la vida y la conducta.
Estas conductas también se deben al imaginario que plantearon las novelas en la televisión colombiana, sobre el papel que cumple la mujer como acompañante sexual de aquel ‘capo’ o ‘líder’, donde solo se limitan a verlas como criaturas creadas para el disfrute propio.
Pereira es una de las ciudades de Colombia en las que más se presenta la desigualdad de género y la estigmatización de la mujer tanto en el ámbito laboral como en el socio-cultural. Los mitos que rodean a la ‘morena y trasnochadora’ van dirigidos especialmente  a la fama de sus mujeres como fáciles y experimentadas en el arte de los amoríos. En su artículo, de pereiranas y otros estigmas, redacción EL TIEMPO (2002) afirma que:
“El historiador Víctor Zuluaga, autor del libro Génesis de un mito (La pereirana), explica que el estigma se generó a comienzos del siglo pasado, cuando la vecina Manizales estaba habitada por burgueses conservadores y católicos, mientras Pereira se consolidaba como ciudad, como fortín liberal que impulsaba la masonería y como punto de encuentro de comerciantes y arrieros”
Colorado (1999) cuenta también que en 1990 a causa del narcotráfico se desplomó la industria de la confección que sostenía Pereira, dando comienzo a la mencionada crisis cafetera, esto trajo como consecuencia que las mujeres desempleadas tuviesen que recurrir al trabajo sexual como único modo de sustento sostenible, razón por la cual al desligarse de caldas en 1996, Manizales proclamó la nueva capital risaraldense como el centro de la prostitución del país.
Otra posible causa de propagación de la reputación de las mujeres pereiranas según colorado, puede deberse a su mezcla de genes caucanos y chocoanos, cuya unión produjo mujeres de aspecto atractivo y tentador. La estigmatización de las mujeres provenientes de ‘La perla del Otún` actualmente se ha propagado a nivel global y ha causado que sean juzgadas por medio de prejuicios a nivel social. 
Dichos imaginarios sociales no se han quedado solo en una parte de la sociedad, gracias a las historias, a los relatos y a las novelas, estos han viajado a diferentes partes del país, donde llega el rumor de que las Pereiranas son buenas amantes y las mejores mujeres que se pueden conseguir dentro de Colombia. Los comentarios indecentes, morbosos, y fuera de lugar llamados ‘piropos’, siempre llevan doble intención cuando se habla o se menciona a una mujer pereirana, esto ha sido una reputación que han tenido que cargar por lo largo del tiempo.



Paulina
Johana Andrea Mendez
Paulina, es una joven de veintidós años que ha vivido toda la estigmatización que sufre una mujer Pereirana al estar fuera de su ciudad, desde corta edad recuerda como sus compañeros de clase de Bogotá, la discriminaban por su acento y además por ser catalogada como ‘escandalosa’; vivió en medio de rechazo y burlas solo por pertenecer a las tierras del Eje Cafetero, paulina comenta que:
“El estereotipo morboso de ser pereirana, no es nada comparado  con el  estereotipo marcado de ser una  trabajadora incansable, una mujer afectuosa  e inteligente y que además lleva en hombros gran parte del  desarrollo de una ciudad tan bella como lo es la querendona”.





Otra mujer, El mismo problema
El  imaginario social no es más que una fachada  para pisotear el  comportamiento audaz de la mujer y  la  desigualdad  en una tierra que lo tiene todo. La Perla con sus  matices  y reflejos brillantes, representa  la  expresión social  y el estereotipo  de  un voz a voz  que  fácilmente  se derrumba.
Jacqueline Villa, es una mujer que demuestra el verdadero significado de mujer pereirana, simpática,  luchadora,  generosa, valiente, aquella que con su trabajo forja una familia y día a día se empeña por dar lo mejor de sí misma para contribuir a la sociedad. Actualmente trabaja como sustanciadora en la procuraduría de Pereira,  anteriormente cuando Trabajaba en una empresa de seguridad, escuchaba  burlas constante de su jefe con el cuento de las narconovelas, en donde se habla de la mujer pereirana como un objeto sexual. Este mismo, se sentía con la libertad de preguntarle a ella y a sus demás compañeras, en son de burla “verdad que a ustedes les dicen perreiranas”.
Esta mujer, cuenta además que dado el buen desempeño y los conocimientos adquiridos en su trabajo, en esa época le ofrecieron ascender ya que su jefe se iba del país, sin embargo, a la hora de firmar contrato se enteró que el salario que le estaban ofreciendo era mucho menor del acordado con su antiguo jefe, en ese momento ella dice haberse sentido discriminada solo por el hecho de ser mujer aun cuando tenía un excelente perfil para llenar ese cargo, a pesar de esto, tuvo que aceptar la oportunidad por asuntos familiares, ya que ella es la única fuente de ingresos en su casa, es madre de tres hijos y esposa de un hombre con discapacidad motriz.
Como ella, son muchas las mujeres que sufren desigualdad laboral alrededor del mundo y además de esto, constantes comentarios molestos y machistas sobre su lugar de origen. Natalia Restrepo Toro, Docente  e investigadora de la Fundación Universitaria Uniminuto, afirma que el estigma aún existe: “seguimos viviendo en una sociedad patriarcal en donde se ha naturalizado  la desigualdad de género y es  por ello que el  estigma no se borra,  es algo que sigue y se ha naturalizado” comenta además que como mujer de esta región le parece importante seguir investigando sobre este tipo de temas , para así  poder desmentir  este estigma, ya que según ella “es una marca que lleva la mujer pereirana”.

Por Johana Andrea Mendez Timaná y Luisa Fernanda Lopez Osorio
Comunicacion Social, UniMinuto


martes, 12 de marzo de 2019

La medicina frente a la sociedad del riesgo

La evolución social de la cual somos actores y espectadores, parte y arte, víctimas y verdugos era ya un proceso humano que estaba mostrando su matizado perfil y su camaleónico comportamiento hace más de un siglo y que, aunque los esbozos de su impacto eran solo figuras de humo que se elevaban difusas entre los análisis de una sociología incipiente, su carácter y su acelerada influencia, era un proceso irrefrenable como muchos de los que caracterizan a la especie humana. La modernidad y sus riesgos adquiridos e inherentes, determinan los nuevos patrones de comportamiento económico, social y demográfico, causando una redistribución de las oportunidades individuales y colectivas, apuntando a una moderada, pero efectiva diferenciación de poderes. La contaminación urbana y medioambiental, los efectos de la telefonía celular o del tabaquismo pasivo son algunas manifestaciones recientes de una problemática central para comprender la dinámica social contemporánea. Es otra forma de mirar al mundo actual profundamente transformado por el conocimiento científico y la innovación tecnológica: es la mirada a las amenazas generadas por esa transformación y puestas de manifiesto por ese conocimiento. Es el lado oscuro de la sociedad del conocimiento.

La nave de los locos
El bosco
Museo de Louvre, Paris
Los parámetros de comportamiento social se han adaptado, desde lo simple y nuclear, como la familia o las comunidades humanas limitadas por idiomas, creencias, rituales y símbolos, hacia un sentir colectivo general, global, desnaturalizado y socialmente difícil de predecir y manejar. Ulrich Beck acuño su idea como la sociedad del riesgo definiéndola como "Una fase de desarrollo de la sociedad moderna donde los riesgos sociales, políticos, económicos e industriales tienden cada vez más a escapar a las instituciones de control y protección de la sociedad industrial". Los individuos de una sociedad en proceso de globalización son parte de un sistema que busca homogeneizar el producto y hacerlo maleable. No obstante los riesgos de una política de apertura a la oportunidad implica el nacimiento y desarrollo de iniciativas de cambio que se gestan en el seno de las tertulias y que se hacen generales en menos de lo que esperarían los sistemas de control. Es así como los seres humanos han visto el auge de movimientos sociales, de grandes convocatorias ciudadanas y de movilizaciones inimaginables a principios del siglo XX. La toma de decisiones populares así como la participación de las mujeres en el marco de una democracia excluyente y patriarcal, impulsaron una nueva era en la historia del breve paso de los hombres por un planeta que creen propio y al cual explotan y delimitan, como si no fuéramos todos parte de un sola maquinaria grupal y cambiante, fluctuante en su forma, pero estática en su esencia humana.

La sociedad contemporánea es una mezcla de ideas y de raciocinios académicos fundamentados en el método del ensayo y el error, donde las variables que influyen sobre los objetivos deben ser aplicables  de la manera más general y objetiva posible, buscando la homogenización de los conceptos y la optimización de unas  estrategias que logren el más acertado impacto sobre la problemática planteada. Es en este proceso en el cual la medicina busca un camino para dejar las improntas de su quehacer diario, y que las generaciones futuras reconozcan los nutridos aportes de una ciencia que se confunde fácilmente con el arte y el sentimiento. La identificación de factores medioambientales, genéticos  o laborales que impactan en el estado de salud general e individual, conducen a la elaboración de planes de salubridad pública, que terminan aplicándose a comunidades específicas y a la intervención eficaz del proceso salud – enfermedad, desde lo simple a lo complejo y desde lo básico hasta lo especializado.
Es fundamental el rol que cumple el médico como actor y agente de cambio directo sobre el bienestar de su comunidad, el impacto se puede determinar visualizándolo cómo una estadística o una  variable cuantificable: la mortalidad y sus causas o la posibilidad de sobrevivir a determinada patología de alto costo. Pero es en el campo de la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud donde se consigue, de manera ética y responsable, el verdadero objetivo de nuestra profesión. Es este el  escenario histórico y social donde la ciencia y la tecnología ganan cada día mas terreno al proceso de deterioro físico, mental, cognitivo y de calidad de vida de los seres humanos, y en el cual la labor de detección de los factores que influyen de forma directa o indirecta sobre los estados mórbidos, juega un papel preponderante y definitivo con respecto al resultado  a mediano y largo plazo.

Este modelo social que se expone a los riesgos de su propia osadía y que apuesta a la oportunidad económica sin tener, al menos, una vaga idea en cuanto a la prevención de los estragos de su desmesurado crecimiento, debe percatarse de que su “evolución natural”, perdió el carisma que esas dos palabras le imprimen a un proceso de cambio que ya no tiene rumbo fijo desde el punto de vista humano y filosófico. Las evidencias son claras: El desastres medioambiental global, la perdida progresiva de las reservas de bosques, el riesgo radioactivo , el  desplome de la economía y las pandemias de las ultimas décadas son muestras palpables del resultado de apostarle sin temor a una sociedad construida en el interés económico y que no tiene en cuenta las individualidades, las costumbres, las tradiciones y los afectos que dan cuenta de nuestra condición humana. Una humanidad que es el origen primigenio de las intimas relaciones que se dan entre seres humanos diferentes y diversos, comprometidos con una causa común, en un marco social difícil y cambiante sometido a los riesgos inherentes de su variabilidad. Su labor tiende a lo social y tiene su núcleo en lo personal e individual, tratando cuerpo y alma como un conjunto inseparable de esencias y de manifestaciones, la medicina es su método, pero es el compromiso por los demás y la construcción de una sociedad mas justa es su objetivo final.

Es mi palabra


GGC
MM:.

sábado, 2 de febrero de 2019

Simbología en Log:. De Apr:.


En masonería, el símbolo hace parte de un método de acceso a un lenguaje particular. El símbolo, al igual que el proceso iniciático, carece de coordenadas de espacio y tiempo; puede ubicarse en cualquier época y en cualquier cultura; actúa de manera independiente a cualquier forma de religiosidad e impacta en la conciencia con la fuerza de la experiencia vital.
Podríamos decir que en masonería, el éxito del iniciado no dependerá de otra cosa que de su capacidad para penetrar la naturaleza de esos símbolos y aprehender aquel nuevo lenguaje (el simbólico) con el cual reinterpretará el mundo; pero, lo que es aún más importante, se reinterpretará a sí mismo, convirtiéndose en artífice de su propio templo espiritual y de la sociedad que integra.
En el cuadro simbólico de la logia aparecen algunos iconos, que con una correcta interpretación, podrían ser la clave del entendimiento del primer grado, aunque su significado se podría ajustar al razonamiento individual de cada masón, quien será dueño de su propia idea y el vigilante de su aplicación en la vida profana cotidiana.


Los Puntos Cardinales
Oriente: AI Oriente, se sienta el Ven. Maest.. que simboliza el Sol. Todos volvemos la mirada hacia el Oriente en busca de la Luz; y es considerado como la fuente de la Sabiduría, los masones marchan hacia allá denotando que vamos en busca de conocimientos.
Occidente: En la Logia es el lugar en donde se sienta el Prim. Vig . o sea el lado opuesto del Ven. Maest. Como es por allí por donde se entra a Ia Logia significa que vamos de las tinieblas hacia la luz.
Norte: Es la parte de la Logia que queda a la izquierda de la entrada; se llama columna del Norte y es el lugar donde toman asiento los aprendices; como en el norte llega más oblicua la luz solar significa que los aprendices no pueden contemplar de lleno la luz del sol y por ello se sientan en ese lado para que sus pupilas apenas salidas de las tinieblas no se hieran.
Sur: Es la parte que queda a la derecha del que entra a la Logia, en ella toman asiento los compañeros y los Maestros, comprendiendo el espacio desde el frente de la columna J y hasta los pasos de oriente. En el Sur el sol llega con más intensidad, y como los obreros calificados poseen más luz pueden contemplar el Sol en todo mayor esplendor.
Al Oriente se le llama también Levante y Este. Es el punto cardinal por donde aparece el sol. Al Occidente se llama igualmente Oeste, Poniente y Ocaso y es el punto cardinal por donde se oculta el sol. Al Sur se le llama también Medio día. Este punto queda a la derecha cuando uno se coloca frente al Oriente y el Norte está a la izquierda. Al Norte suele llamársele también Septentrión.
La Logia debe tener la siguiente posición y disposiciones. Su posición es de Oriente a Occidente. Debe constar de dos cubos perfectos, es decir, su altura debe ser exactamente la mitad de su longitud e igual a su latitud. Las medidas simbólicas de una Logia son:
Su longitud de Oriente a Poniente.
Su latitud de Norte a Sur.
Su altura, de la superficie de la tierra al firmamento.
Su profundidad, de la superficie al centro de la tierra.
Su techo es el firmamento.
Su suelo la superficie de la tierra.
Sus muros, el HORIZONTE INFINITO.

El Sol y la Luna
Los dos astros simbolizan, entre otros aspectos, las dos formas en que se adquiere el conocimiento; el Sol (razón, iniciativa individual, energía) nos permite adquirir el conocimiento y acercarnos a la verdad de una forma experimental. La Luna (imaginación, receptividad, sensibilidad) representa la adquisición de conocimiento de una manera intuitiva.

El Piso de Mosaico
Es la clara representación de que a pesar de la diversidad, siempre reina la armonía en el universo. Nos muestran que a pesar de la diversidad y del antagonismo de toda la naturaleza, en todo reside la más perfecta armonía. Esto nos sirve como lección para que no miremos las divisiones de los colores de las razas y el antagonismo de las religiones, además de los principios que rigen en los distintos pueblos, debido a que constituyen nada más que una manifestación, que es la única forma de comprender los sentimientos, sensaciones y que nos descubre en nuestra sensibilidad.

Las Tres Columnas
Representan los tres pilares esenciales sobre los cuales se sostiene una logia, es decir al V:.M:., P:. V:. y S:. V:. Representan Sabiduría en el discernimiento de las situaciones de la vida; Fuerza en la determinación de nuestras decisiones y Belleza en toda acción. Las columnas están diseñadas siguiendo los tres órdenes de la arquitectura: Dórico, Jónico y Corintio. Esta multitud de significados ayuda en nuestra construcción moral, recordando que debemos traer a la superficie todas las posibilidades de la potencia humana a fin de progresar en nuestra labor masónica.

Las herramientas
Esenciales en el trabajo del Aprendiz: el mazo, el cincel, herramientas que en mundo profano, nuestros antepasados los masones operativos y otras corporaciones de artesanos, utilizaron, para hacer de la piedra sin pulir una obra de arte, a golpe constante, a medida exacta, y con la precisión perfecta. El Aprendiz Masón es en sí mismo la Piedra Bruta, pero a su vez es, materia, obrero, instrumento. El mazo es el símbolo del poder, manifestación del temple, constancia y voluntad, por tanto es representación simbólica de la fuerza y de la tenacidad firme del masón.
El mazo sin el brazo del hombre, nunca puede tener la plenitud de ser herramienta, será un símbolo muerto, descarnado e inútil, sería una expresión caduca, de una mediocre voluntad, pues para que el mazo sea útil, se requiere la fuerza de la voluntad que eleva, para llegar a ser mejor, así el mazo cumpliría su verdadera razón de ser, para que la fuerza del mazo rompa la piedra, es necesaria la constancia y es ella la que hace posible en el Aprendiz masón , darle con su fuerza de voluntad, el certero vigor que ocupa el mazo para transformar la vida y pulir nuestro ser interior de Piedra Bruta.
El cincel sirve para labrar a golpe de mazo, la piedra o el metal. Cincel y Mazo se complementan. El mazo con su peso golpea, el cincel, recibiendo esos golpes de fuerza: rompe, perfora, alisa.
El cincel es la herramienta que simboliza la sabiduría aplicada en la justicia. El cincel, sin brazo, sin mano, sin visión de conjunto para que el artesano aprendiz devaste inicialmente el contorno de su Piedra Bruta, tampoco es útil. Pues es la fuerza del mazo, junto con posición exacta del cincel.
Entonces mazo y cincel se complementan y el brazo del artesano de la Piedra, por ese su oficio, los conduce a una combinación armónica, para ser expresión creadora, que lleva en su golpe y calculo, la impronta de la estética, llevando al Aprendiz, con el paso del tiempo al logro de la creación perfecta de la Piedra Pulida.




Esta simbología está integrada a la arquitectura y al arte, pero también se percibe en estructuras sociales y políticas en donde cobra dimensión sociológica. Sería un error circunscribir la acción del símbolo a un ámbito puramente esotérico, pues la historia de la francmasonería demuestra con claridad que el símbolo puede convertirse en factor inspirador de cambios sociales, inducir un nuevo orden moral, establecer normas de conducta y adquirir una dimensión ética en la vida, en la lucha por los derechos humanos y en la construcción de una sociedad más justa. En síntesis: emergiendo del misterio mismo y de la experiencia iniciática, el simbolismo masónico alcanza su destino final en la construcción del progreso de la humanidad.

Es mi palabra

GGC

M:.M:.

lunes, 14 de enero de 2019

Discurso de clausura del coloquio americano 2018.




Muy Respetable Hermano Delegado del Supremo Consejo,
Muy Ilustres Hermanas y Hermanos, miembros del Supremo Consejo,
Dignatarios,
Y todos vosotros, mis muy queridas Hermanas y queridos Hermanos,

Haciéndome el intérprete de cada participante en este coloquio, quiero en primer lugar expresar el gran placer que tuvimos al encontrarnos en Veracruz para aprender a conocernos mejor, intercambiar nuestras ideas y compartir estos pocos días durante los cuales la fraternidad masónica estuvo tan presente y unánimemente experimentada. Quiero también rendir homenaje una vez más a la extraordinaria actuación de nuestras Hermanas y nuestros Hermanos mexicanos, organizadores de este coloquio que fue un gran éxito. Reciban la expresión de nuestra gratitud fraternal y de nuestra gran admiración. ¡Enhorabuena!

Durante este coloquio, mediante nuestras reflexiones e intercambios, pudimos interrogarnos sobre la propuesta central sugerida por los organizadores del coloquio como hilo conductor, a saber LE DROIT HUMAIN en América: una masonería de “tradición y modernidad”.

Me permitirán algunas reflexiones sobre este tema general.

En efecto, no puede existir la menor contradicción, la menor brecha entre la noción de tradición y la idea de modernidad. La Tradición masónica es iniciática y por lo tanto intemporal. Expresa la continuidad vinculando el pasado con el presente y proyectándose hacia el futuro.

Los masones son mujeres y hombres de su tiempo, integrados en su propia sociedad de la que no pueden abstraerse, con la cual comparten preocupaciones y en la cual actúan. Esto significa que sus concepciones personales también evolucionan con ella.

Nuestros fundadores, hace 125 años este año, eran hombres y mujeres de su tiempo que aportaron una nueva dimensión a la francmasonería de su época. Ahora nos toca a nosotros ser de nuestro tiempo, reinventar la herencia dándole una nueva dimensión, una vez más.

Esto es precisamente lo que ustedes quisieron esbozar durante este coloquio: sentar las bases de la francmasonería de LE DROIT HUMAIN de nuestro tiempo y su continente.

Han reflexionado sobre los procedimientos de formación de los Aprendices, Compañeros y Maestros. Por supuesto, la francmasonería implica la instrucción de los hermanos y hermanas, mucho más allá de explicar los comportamientos, palabras, pasos, toques, retejar, etc.

Lo que es mucho más difícil, aquello que nos legitima, que forma parte de la Tradición: no es enseñar, es transmitir. Transmitir una experiencia, una visión de las cosas, lo poco que hemos entendido; un poco de Luz… Es volver a dar lo que hemos recibido, enriquecido de con nuestra propia experiencia. No existe pedagogía para eso, excepto nuestra habilidad para hacer coincidir nuestros actos con nuestras palabras.

Se transmite de verdad a través de la presencia. El escritor y poeta francés, Christian Bobin, dijo: “Si queremos transmitir algo en esta vida, es a través de la presencia y no a través del lenguaje y la palabra. La palabra debe llegar en ciertos momentos, pero lo que instruye y da es la presencia. Es ella la que está silenciosamente activa”.

En cuanto a la modernidad, es necesario recordarlo, la francmasonería internacional de LE DROIT HUMAIN no transmite ninguna ideología excepto la de un humanismo amplio y abierto que sienta el principio absoluto de la igualdad entre todos los seres humanos y la aspiración a la justicia.

La francmasonería no es ni de derechas ni de izquierdas. No se coloca en posiciones de política partidista. Su papel primordial es el de transmitir a sus miembros las bases espirituales y éticas que les llevarán a comprometerse activamente dondequiera que estén, allá donde vivan, en la familia, en la sociedad, en el estado, en las asociaciones…

En cuanto a la ética, el sociólogo alemán Max Weber distinguía dos tipos: por una parte la “ética de convicción” por la cual solo cuentan las propias ideas, y por otra parte, la “ética de responsabilidad”, atenta a las consecuencias prácticas de las convicciones. Esto es exactamente lo que debe ser la ética masónica, fundamentalmente humanista y responsable. Esta es la idea directora que debe guiar nuestro compromiso en el seno de la sociedad moderna. Pero depende de cada uno de nosotros elegir el cómo.


No nos comprometemos con la sociedad en nombre de la francmasonería si no que por ser francmasones, lo hacemos en cualquier parte donde sea posible convertir nuestros ideales en una realidad concreta. La iniciación permanece absolutamente virtual y estéril mientras no genere una dinámica.

Mis Hermanas y Hermanos, LE DROIT HUMAIN no tiene interés, ni atractivo, ni siquiera razón de ser, a menos que se base en tres pilares indisociables: la mixidad, la continuidad iniciática en el marco del REAA y el internacionalismo.

El internacionalismo, tal y como lo entendemos, es un estado de ánimo más que un estado de hecho. Estar activo internacionalmente no significa la exportación de un modelo de sociedad o de una visión del trabajo masónico que pretendiera reproducir en “casa ajena” nuestras propias concepciones.

Nuestra visión del internacionalismo debe tender a alentar y ayudar a quienes tienen una percepción diferente a la nuestra, a vivirla. No significa volver sobre uno mismo sino ir más allá de uno mismo, hacia el Otro.

Responde así a nuestro gran Ideal espiritual, filosófico y moral que apunta a la trascendencia. Añadiremos a la superación de uno mismo y de todos los particularismos.
El internacionalismo implica diversidad y ésta debe fomentar como una riqueza.

América Latina es un elemento muy fuerte de esta diversidad. En este momento hay aquí tres federaciones, tres jurisdicciones y varias logias pioneras. Esperamos que pronto, quizá el próximo año, se abra otra nueva jurisdicción y una cuarta federación.

Hemos oído y entendido: nada es estático. ¡Las cosas evolucionan, gracias a todos ustedes, hermanas y hermanos! Les animo a trabajar juntos y por qué no, a desarrollar una nueva especificidad de LE DROIT HUMAIN, un espíritu original más típicamente latinoamericano, en todas las áreas de la vida masónica. Incluso el Rito Escocés Antiguo y Aceptado se presta a eso, a condición de que se respeten sus fundamentos.

Al hacer esto, al animar a las Hermanas y a los Hermanos a comprometerse activamente, al colaborar aún más estrechamente en este continente tratando de difundir nuestros ideales, todos ustedes habrán demostrado que LE DROIT HUMAIN es verdadera y por mucho tiempo una masonería de tradición y de modernidad, es decir, un ideal de espiritualidad y ética que implica una firme voluntad de realización.

¡Hermanas y Hermanos mexicanos, gracias por su fraternal y cálida bienvenida!
Este coloquio americano 2018 permanecerá para muchos de nosotros como una piedra luminosa sobre el camino que estamos recorriendo juntos. ¡Que sea la demostración de que la utopía a veces puede convertirse en una realidad y que sus logias siguen siendo siempre lugares de Vida !

En nombre del Supremo Consejo, les expreso mi confianza y mi certeza de que siempre puedo contar con sus calidades específicas, con su entusiasmo, imaginación y creatividad. Que este coloquio sea pues el punto de partida de una nueva dinámica.

A todas y a todos, les deseo una excelente continuación de los trabajos y un camino masónico rico, intenso y exitoso. Mi aliento y mis más fraternales mensajes van a cada uno de ustedes y les ruego que los transmitan a sus Hermanas y Hermanos en todas sus logias y talleres. ¡Reciban el saludo fraternal del Supremo Consejo y de toda la Orden!

Veracruz, México

M:.P:.S:.G:.C:. Gran Maestro de la Orden,

el Muy Illustre Hermano Daniel Bolens, 33e





martes, 27 de noviembre de 2018

El viaje


Se me propuso hacer una reflexión en torno a la formación iniciática, el aprendizaje que ella me ha proporcionado, su valía y la función del AApr.•.  Mas.•. en el contexto de esta.

Lo primero que quisiera decir es que la formación iniciática representa para mí un viaje de reconocimiento con dos claros objetivos: (i) es identificar mis componentes a nivel interno ¿quién soy? ¿y de qué estoy hecha?; y el (ii) otro es interpretar ¿cuál es mi rol en la sociedad? a partir de ellos.

Piénsese, y me perdonarán la comparación un tanto tan vulgar, que los AAp.•. Mas.•. somos vendedores, deseamos incluir en el mercado un producto muy específico - un servicio- y llevarlo al mayor número de consumidores – léase sociedad-. Indiscutiblemente, para que esta reflexión pueda darse, debe estar precedida por el interés del AAp.•. en ofrecer algo a su entorno mediato e inmediato.

Para tales efectos, el oferente debe identificar claramente, ¿cuáles son las características particulares de lo que ofrece? y ¿qué lo acerca o lo aleja de los demás productos que se encuentran disponibles?. En otras palabras, el AAp.•. Mas.•. debe comprometerse a conocer su materia, su piedra bruta: sus virtudes, sus habilidades, sus aptitudes, y por supuestos sus escenarios más oscuros; porque deberá trabajar sobre todos ellos, para potencializarlos o para arrancarlos de raíz como sugería en el Principito con la semilla boabad.

Una vez haya respondido estos interrogantes, habrá de analizar las necesidades propias de los consumidores, porque ellas determinarán que tan apropiado es lo que ofrece, para qué grupo específico de usuarios aquel reviste algún tipo de utilidad, en cuáles escenarios económicos simplemente no es necesario, y las alteraciones que deben insertarse al producto para que preste el mayor servicio y/o resulte más atractivo en una economía de mercado ordinaria.
¿De donde venimos?¿Quienes somos?¿A donde vamos?
Paul Gauguin
Museo de Bellas Artes de Boston, USA.

Es decir, que la intención de dar algo, debe estar orientada por el conocimiento proporcionado por el entorno al que se destina. A simple vista pareciera que el viaje del Apr.•. en principio tiene un único destino, y es el conocimiento de sí mismo; pero conocerse sin entender que se hace parte de una estructura más grande, que se es una suerte de “ladrillo” en una edificación, limitaría enormemente su saber.

Tomar acción por el progreso de la humanidad simplemente sería un saludo a la bandera o una expresión carente de sentido para el Apr.•., si no sabe cuáles son los principales problemas que aquejan a esa humanidad; no puede convertirse en un instrumento de cambio, cuando desconoce cuál es curso que ha de tomar el mismo.

Estas disquisiciones deben surtirse en el marco del saber simbólico que entraña el ritual. Cada uno de los miembros de la Log.•. tiene una ubicación específica en el Tem.•., una función a interior del mismo, cada uno tiene diferentes potestades y restricciones; pero lo cierto es que esa lógica organizacional no dista mucho de la que se presenta en la sociedad en la que nos vemos avocados a convivir.

Y la labor del Apr.•. en su silencio inquieto es precisamente la de observar esa estructura, su orden; y no solo durante los trabajos; su rol demanda que observe con la misma inquietud las organizaciones en las que se desenvuelve cuando concluyen los mismos; para saber qué es lo que interviene.

A partir de allí aprende uno de las mayores enseñanzas del Gr.•. de Apr.•., y es que nuestro comportamiento, por implicar modificación de estructuras diseñadas con diversos propósitos, ha de ser “medida”, “controlada” y “mesurada”; y es allí donde las herramientas simbólicas juegan un papel importante; pues cada una de ellas –escuadra, compaz y la regla de 24- invitan a la adopción de controles como la “prudencia, equilibrio y disciplina”.

Es mi palabra


JMR
Apr.•. Mas.•.

martes, 6 de noviembre de 2018

Escalera iniciatica, el camino del M:.


Nuestro trabajo masónico es una trama compleja pero delicada de aportes, opiniones y puestas en escena del sentir profundo de cada obrero, fuertes golpes de mallete o finas pinceladas armónicas constituyen el alma y el corazón del arduo que hacer iniciático.
Somos el resultado de luchas incesantes llevadas a cabo en otras latitudes y en otros momentos de la historia del hombre y hemos llegado hasta el peldaño que cada uno de nosotros tiene enfrente, todos los días debemos decidir nuestro siguiente paso. Una decisión complicada por sus consecuencias, pero simple por su esencia humana.

El modernismo ha marcado el desarrollo social conforme se va definiendo este concepto, día tras día las corrientes políticas, educativas y laborales deben transformarse y evolucionar conforme las necesidades de cada región en incluso de cada individuo. El fenómeno de globalización de la información, la mezcla incesante de culturas, idiomas y opiniones ha creado un crisol tan disímil y heterogéneo, como oportuno para una época como la nuestra.

La masonería moderna debe adaptarse de forma activa y determinante a esta evolución del pensamiento humano y social, debe ser incluyente, tolerante, participativa y por esencia, respetuosa de los derechos de cada individuo.

La construcción simbólica de un templo, fundamentado en solidas columnas y apoyado por los miembros de la logia, es una alegoría mística del trabajo a conciencia y de la cooperación fraterna entre los seres humanos, en busca del mejoramiento colectivo que redunda en la optimización de los esfuerzos sociales y su aplicación a los modelos filosóficos de nuestro tiempo. El modelo de formación iniciática es, en definitiva, un conjunto de estrategias que, bajo la simbología y la instrucción de los conceptos fundamentales, busca el progreso del individuo, moldeando su carácter, así como su forma de relacionarse con el medio social.

Torre invertida
Pozo iniciatico, Quinta de Regaleira
Portugal

Es el obrero aprendiz de manos inseguras y golpes desmedidos, la base de una gran obra edificada una y otra vez. Con cada iniciación regresamos a la oscuridad de la cual queremos escapar y aunque la búsqueda nos invita a sortear obstáculos y hasta a poner en riesgo nuestra integridad, aceptamos gustosos las pruebas y los viajes de un camino que empieza tortuoso y se va matizando con el paso titubeante pero decidido del recipiendario. El obrero no calificado quiere iniciar su obra cuanto antes y a veces sin planificación, requiriendo que sus herramientas simbólicas sean guiadas, pero no manipuladas por los maestros calificados, que, aunque más pacientes y con más experiencia, no dejan de ser obras todavía en moldeamiento y consolidación, han visto la luz, pero requieren de tiempo para acostumbrarse a ella.

La logia de aprendiz es rica en alegorías y es un espacio de trabajo habitual, la fraternidad se expresa desde el momento en que las vendas y las cadenas de la vida profana, caen estruendosas y se confunden con los rostros de unos sonrientes desconocidos que ofrecen una extraña, pero reconfortante calidez.

Diversos viajes ocurren luego de la iniciación, viajes inciertos en busca de un oriente difuso y tórrido que se ve entre la bruma de la inocencia y la vacilación, hay pasos que son claros y otros confusos, entre las desviaciones y curvas que nos ofrece el paisaje etéreo de la escalera de tres peldaños. Al transitar por estos primeros recodos, ocasionalmente nos encontramos con las huellas de pies descalzos, que resultan ser los propios; vueltas y vueltas, a veces en el mismo lugar, nos hacen pensar en la posibilidad del extravió y de la desesperanza, pero la brújula sutil de nuestros actos y un fino haz que se desprende de un delta nos hace recuperar la fuerza para levantar el mallete y la confianza para sostener el cincel.

Los tramos de aquellos viajes cada vez son más llevaderos y el ruido se disipa dejando un sin número de sutiles sensaciones. Un día, dos peldaños más aparecen para elevarnos con la música rítmica de nuestro andar y acercarnos a la armonía geométrica de los sentidos. Las figuras exactas y las constelaciones giran en torno al iluminado por la estrella flamígera.

Los compañeros recopilan el pensamiento pitagórico, donde la evolución del elemento fundamental es el motor de la creación divina, estos conceptos filosóficos y místicos se tratan de demostrar en el plano humano con el estudio de la aritmética, siendo esta el desarrollo del numero en estado puro que se sublima a su más alta expresión, impulsada por el movimiento y la dinámica y se convierte en música. Así mismo la exploración del espacio en estado puro que dio pie al estudio de la geometría evolucionaría gracias al movimiento de los cuerpos hacia la astronomía. El cuadrivium de las antiguas artes liberales se consolida como una confluencia de caminos elevados hacia la perfección humana, donde el hombre virtuoso construye a fuerza y pulso la senda por la cual se redime de la ignorancia, siendo esta el origen de la búsqueda interior y por lo tanto el inicio de la sabiduría.

Composition VII
Wassily Kandinsky
Galería Tretyakov, Moscú

Las herramientas simbólicas logran transformar el fino equilibrio entre el azufre y la sal, propiciando la chispa alquímica de la transformación continua y evolutiva del obrero calificado. Los trazos perfectos y la potencia infinita de las herramientas bien ejecutadas, consolidan la columna de la fuerza y le dan forma al camino que ya no es tortuoso, es apacible, marcado con una sinfonía de saberes y un arcoíris de posibilidades.
El camino asciende lentamente y el obrero se aferra a sus convicciones creyéndolas infalibles, pero pronto se percata de que la penumbra apenas está pasando sobre su conciencia, y que la pequeña puerta de entrada al templo solo se puede sortear con la ayuda de sus hermanos. El grado de maestro y de ahí los altos grados filosóficos son la manera de esculpir finas joyas de conocimiento de y de nuevos descubrimientos.
Los aprendices que salimos de la cámara de reflexiones creyendo haber triunfado sobre la muerte y sus temores, logramos encontrar en nuestro espíritu la fuerza del mallete y la voluntad de cincel, le damos las primeras formas a una roca imperfecta y llena de salientes. Las manos del obrero calificado se llenan de herramientas y el salario merecido del compañero colma de satisfacciones un corazón, que, aunque sincero y honesto piensa estar llegando a la claridad del alba mientras señala con sus herramientas hacia el horizonte iniciático.

De nuevo vemos las oportunidades, pero ya sin miedo. Llegará el momento de resurgir a la siguiente iniciación y de continuar velando por la antigua costumbre de superarse a sí mismo una y otra vez.

Es Mi Palabra.