miércoles, 27 de noviembre de 2013

El fin justifica los medios


Quién no ha hablado o ha oído hablar acerca de la frase: EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS?



Muchas veces la tomamos a la ligera, dando una respuesta simplemente desde la superficie de nuestra mente. Sin embargo, considero que es prudente adentrarnos un poco en el análisis de ella.

Para ello consulté, la definición, los filósofos y personajes de la historia, que me permitieran en últimas expresar una opinión.



En primera instancia la definición encontrada en la web es:

El fin justifica los medios es una frase atribuida a Maquiavelo y significa que gobernantes o el pueblo han de estar por encima de la ética y la moral dominante para conseguir sus objetivos o llevar a cabo sus planes.



Nicolás Maquiavelo, nacido el 3 de mayo de 1469 Un pensador del Renacimiento, afirmó en su libro El príncipe, que la finalidad de un príncipe es mantener el poder y que puede utilizar los medios que quiera como traicionar a los amigos, condenar a muerte a los opositores, etc. Así pues, para él, el fin (el poder) justifica los medios (muerte, traición).

Ser un príncipe, decía, significa tener el poder e implica matar si hay que matar para defender tu patria.



De ahí viene la frase que se le achaca del " fin justifica los medios", frase que nunca dijo, pero que se ha interpretado como suya porque expresó que los actos de los hombres deben juzgarse por los resultados; es decir, si al final se logra el fin los medios se tienen que perdonar.



Desde la ética de Kant se busca la integridad personal, la dignidad. En ese sentido, el fin nunca justifica los medios. Desde la ética de Kant el resultado de la acción es algo secundario y, después de él sigue algún mal en forma de dolor o injusticia, se trata de la responsabilidad de los otros que, por no ser capaces de respetar la ley moral a la que debían ajustarse.



Ahora bien, la ética utilitarista pretende la mejora del mundo y, a menudo, los medios son justificados por el fin. Y si hablamos de extremos, Un kantiano radical optaría por salvar a un inocente, aunque la consecuencia fuese la destrucción del mundo, y un utilitarista radical optaría por salvar al mundo, aunque para ello tuviese que perecer un inocente.



Cada día realizamos miles de acciones. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, nos proponemos unas metas Léase fines y utilizamos para ello unos medios.



Y frente al conflicto ético que genera en muchas ocasiones el uso de medios para obtener fines, considero que es útil considerar algunos aspectos que nos ayudan a decidir adecuadamente.



1. El valor ético del fin u objetivo que me propongo.

Es evidente que no todas las acciones humanas tienen el mismo valor ético. Por lo tanto hay que valorarla. Comparando el fin de su acción con sus principios éticos. Si no entran en conflicto, ¡adelante! De lo contrario, debe valorarse antes de actuar y si es necesario, cambiar el fin.



2. Las consecuencias de mi acción

Analizar las repercusiones, positivas y negativas, que tendrá esa acción, tanto para mí como para los demás. Y también analizar sus consecuencias inmediatas, mediatas y a largo plazo si fuese necesario.



3. El valor ético de los medios que utilizo

Para conseguir mi fin necesitaré unos medios. ¿Los medios son éticamente coherentes con mis valores o, aunque los medios vayan en contra de mis principios éticos, la finalidad es superior a esta situación y, por lo tanto, en nombre de la finalidad utilizo los medios irracionales e incoherentes éticamente? Este es el verdadero conflicto ético.



Y acá retomo a Kant ya Maquiavelo frente a sus dos posturas. Para unos, lo más importante es la validez de los fines y, por lo tanto, los medios son secundarios, y para otros, los medios nunca justifican los fines, por muy dignos que sean. En situaciones extremas se crean conflictos de este tipo.



No voy a expresar mi postura. De hecho creo que es individual y cada uno de acuerdo a sus principios tomará sus propias decisiones y librará sus propias batallas frente a sus conflictos éticos. Solo quiero referirme a la acotación de Juan Gines de Sepúlveda, filósofo e historiador español que al respecto dice:



Suele llamarse virtud al poder o facultad inherente a una persona para conseguir un fin propuesto. Malos medios dan mal fin, esto dice la experiencia: que la dicha la dan solo, la virtud y la prudencia.

MTRL
A:.M:.

No hay comentarios:

Publicar un comentario